miércoles, 22 de abril de 2015

El libro, legado de la historia. Día internacional del libro.


EL LIBRO, LEGADO DE LA HISTORIA.

En los libros se encierra la sabiduría y la historia de las diversas culturas que han existido hasta nuestro tiempo.

El día 23 de abril fue elegido como “el día internacional del libro” con el fin de fomentar la lectura. La UNESCO en 1995 la promulgó a nivel internacional, celebrándose el día 23 de abril, desde 1996. Fue elegido este día por la coincidencia de la muerte de Miguel de Cervantes, Willian Shakespeare y Garcilaso de la Vega en la misma fecha.

Archivo de la Catedral de Sevilla
Desde nuestros primeros balbuceos nos hemos visto rodeados de libros, despertando en nosotros un mundo de curiosidad. Página tras página, con la ilustración de sus dibujos despertaron nuestra joven inteligencia.

El libro de la vida, con sus diversas y policromas facetas, nos enseñó a conceptuar y valorar el cúmulo de enseñanzas que se vierten en ellos. En su interior fuimos encontrando ilustraciones como: paisajes, monumentos y ciudades históricas. Descubrimos: personajes, hombres insignes, héroes y santos, junto con genios literarios cuya pluma llevaron a la posteridad verdaderas joyas de la lengua.

Quiero traer, en este día inmortal, el recuerdo del insigne trío de los genios representativos de la literatura universal: Cervantes, Dante y Shakespeare, a quienes universalmente se les tributa admiración y respeto. Cervantes marca el comienzo de su vida literaria con un soneto, cinco redondillas y una elegía, a la muerte de Isabel de Valois, esposa de Felipe II, ocurrida el 24 de octubre de 1568, y ¿Quién no conoce al autor de la magna obra “El Quijote”, criatura viva del ingenio llena de belleza espiritual, hijo de la fantasía romántica y poética, que se complace en él, y le adorna con las más excelsas cualidades del ser humano? ¿Quién ignora el compendio de historia, poesía y ciencia que encierra la “Divina Comedia”? ¿Quién duda de la fuerza expresiva de los dramas de Shakespeare?

Archivo de la Catedral de Sevilla
En este día no puedo dejar pasar sin nombrar al gran inventor que dio el impulso al progreso intelectual y el que hizo llegar hasta nosotros las obras inmortales de tales insignes personajes, Juan Gutenberg, que en la ciudad alemana de Maguncia, ayudado por el calígrafo Schoeferf fue el primero en dar al mundo el primer libro impreso: “La Biblia” en lengua latina. Pronto se extendió el arte de imprimir a todo el mundo. En Inglaterra, introducido por Guillermo Caxton, el primer libro que se imprimió fue el “Tratado sobre el ajedrez”. En España el primer libro que se imprimió con esta técnica fue “La Biblia Políglota o Complutense”, en seis volúmenes, impresa por el tipógrafo alemán Alnaldo Guillermo Brocario, correspondiendo la idea y dirección a la más insigne figura de la España de los Reyes Católicos: Fray Francisco Giménez de Cisneros.

El libro constituye el más fiel amigo e inseparable compañero, en él podemos consultar nuestras dudas y abrirle nuestro corazón a la fluidez  de su prosa para saturarnos de sus enseñanzas. Un libro nunca nos abandona, guardemos para con él fidelidad y armonía.

Trasmitamos el amor a los libros y a su lectura, es la base de todo saber humano y es la llave mágica que nos abre generosa, los palacios encantados de la ciencia del saber, del mundo pasado y presente.

Cuenca, 23 de abril de 2015

José María Rodríguez González

Socio de Honor de la Asociación “Amigas de la Lectura” de Cuenca.

lunes, 20 de abril de 2015

Facebook y Twitter púlpitos de actualidad


De un púlpito histórico a un atril virtual

Estamos en tiempo de elecciones y los medios de trasmisión de ideas han cambiado mucho desde los tiempos del gótico.

Al igual que en aquellos tiempos donde la parte eclesiástica llenaba la vida del ciudadano y se predicaba la palabra desde los púlpitos, hoy en día es  esencial que el político posea un relato creíble y saberlo contar.

Al político actual se le debe percibir como alguien de iguales características que el hombre de la calle, divertido, que le guste los deportes y sea socialmente intachable…

Hoy en día los medios de comunicación social como Facebook, Twitter están siendo empleados para llegar más  directamente al votante sin tener en cuenta algunos consejos imprescindibles para utilizar estos medios con éxito. No basta con sólo crear un perfil del candidato, es necesario saber gestionar con éxito estos medios y nunca vienen mal unos consejos.

La trasparencia es importante. Si un político no puede llevar sólo el perfil creado es conveniente reconocerlo afirmando que su equipo se encarga de contestar los tuits. 

Es evidente que un político en tiempo electoral no puede estar continuamente resolviendo problemas personales por Facebook o Twitter, pero siempre es conveniente en algún momento interactuar con los tuiteros o estar presente en el escenario de conexión para indicar las contestaciones al equipo que actúa. Es importantísimo agradecer un comentario hecho, contestar una duda, eso el ciudadano lo agradece y en la mayoría de las veces es exitoso.

En ocasiones cuando se encuentran con conexiones multitudinarias se intenta dar consignas que responden a estrategias cerradas de agitación y propaganda, siendo víctimas de ellas los mismos propagandistas, por ello es importante el huir del efecto boomerang porque al final quienes las propagan son víctimas de sus propia manipulación.

Vemos como en la TV se repiten, hasta la sazón, eslóganes y criticas al rival, este hecho es engordar contenidos con escaso interés y valor que llevan a quien los oye a distanciarse de tal candidato. Cuando uno es un personaje público debe evitar los llamados “calentones”, se debe pensar mucho lo que  va a escribir en los tuits ya que pueden tener una repercusión mediática importante.

La vida privada de los candidatos puede dar resultado en estos medios, si no se abusa de ello. El subir una foto familiar, comentarios de gustos o aficiones en tiempo de ocio, hacen ver que el candidato es de carne y hueso como el ciudadano de a pie. Nunca se deberá utilizar el Facebook o el Twitter para ligar o conversar de temas privados en secreto, todo al final se sabe.

Cuando se utilizan estos medios se ha de tener sentido de humor, hay que saber encajar las bromas, de lo contrario se está perdido. Hay que diferenciar  entre lo que es denunciable y otra saber encajar una mala crítica.

20 de abril de 2015

José María Rodríguez González

martes, 14 de abril de 2015

Los artísticos púlpitos de la Catedral de Cuenca


La proclamación de la Palabra

Púlpitos de la Catedral de Cuenca

El Sol iniciaba su andadura en esa mañana primaveral de abril, cuando subía con cierta rapidez al número veintitrés de la calle de Alfonso VIII, con la intención de pasar algunos días con mis abuelos al marcharse mis padres a la clínica oftalmológica del doctor Barraquer, en Barcelona, con la intención de que vieran a mi hermana mayor.
Las horas pasaban y no encontrando distracción, como me había quedado solo en la casa, me puse a buscar algo que me sacara del aburrimiento, en la mesita de la habitación de mis abuelos hallé un pequeño libro,  su portada era negra con letras doradas que rezaba: “El mes del Corazón de Jesús”.
Subiéndome con él a la mesa, lo abrí por el primer capítulo, en voz alta y gesticulando como un charlatán de feria, inicié su lectura: “Nadie puede poner en duda que la perfección cristiana consiste en imitar a Jesucristo...” Cuando en ese instante mi abuelo abría la puerta de la casa. Josemari ¿Qué haces? me quedé como la mujer de Lot, convertido en una estatua de sal; ¿estás empleando la mesa como ambón? En ese instante salté de la mesa como una liebre asustadiza pensando que me iba a dar una colleja. ¡Ven Josemari! me acerqué con sumo cuidado esperando recibir mi merecido por tal nefasta conducta, y pregunté ¿Qué es un ambón abuelo? Siéntate y te lo explico. Nos sentamos uno enfrente al otro, porque no estaba muy seguro que no se le escapara alguna torta.


Púlpito lado Epístola (Derecha)
Una vez tranquilizados me explicó que “ambón” es una plataforma elevada para predicar desde ella, igual que el púlpito y que el primer ambón lo construyo Salomón. Cogimos la Biblia y en el segundo libro de las Crónicas me hizo leer: “Salomón había hecho un estrado de bronce de cinco codos de largo, cinco codos de ancho y tres codos de alto; que había colocado en medio del atrio; poniéndose sobre él se arrodilló frente a toda la asamblea de Israel. Y extendiendo sus manos hacia el cielo…” (2º Cro. 6,13). Después de explicarme el pasaje me indicó que San Isidoro de Sevilla fue quien empleó por primera vez la palabra púlpito.

Me indicó que el púlpito no siempre ha estado donde está ahora, fue ocupando distintos sitios en el templo hasta la ubicación actual. Como en aquella época no existían altavoces ni micrófonos, el deseo de hacer llegar la palabra del predicador con claridad a  los feligreses fue lo que empujó su colocación en el centro de la nave. En la actualidad el púlpito ya no sirve para la lectura de las epístolas ni de los evangelios.

Durante el Renacimiento los púlpitos se proyectaron a partir de un pilar como balcones. En la época barroca los púlpitos más destacados fueron los de Bélgica; la base, la escalera, la caja de resonancia, las tallas y adornos eran increíblemente artísticos de acuerdo con los gustos de la época.

¿Josemarí, te has fijado alguna vez en los púlpitos que hay en la nave central de nuestra Catedral? No abuelo, has de saber que tenemos dos. Actualmente están adosados a los dos pilares que se hallan en la parte anterior del crucero de la Catedral, pero en un principio debieron estar adosados a las dos columnas que forman el arco de entrada al Presbiterio (1*). ¡Vamos a verlos!
Púlpito lado Evangelio (Izquierda)
Saliendo de casa nos encaminamos hasta los primeros números de la calle para terminar en la Plaza mayor. Entrando en la Catedral nos dirigimos hacia la nave central y tomando asiendo en sus bancos aterciopelados comenzó a relatarme las maravillas que albergaba cada uno de ellos.

Como ves se asientan sobre un haz de cuatro columnillas de orden dórico y  están realizados en mármol encarnado, lo mismo que los púlpitos la balaustrada y escaleras con siete peldaños.
Evangelista San Juan en bronce
El mármol es parecido al que Don Ventura Rodríguez trajo de las canteras de La Parra, de la provincia de Cuenca, para realizar  la capilla del Transparente. Posiblemente estén realizados por los mismas maestros marmolistas y broncistas que hicieron el Altar Mayor al realizarse la obra en el siglo XVIII.


Cada púlpito lleva cuatro hornacinas, con las molduras correspondientes y cuatro tallas trabajadas en bronce de 0.40 cm de altura. En el púlpito del lado del Evangelio están los cuatro evangelistas: San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan. En el púlpito del lado de la Epístola, están representados los cuatro escritores sagrados del Nuevo Testamento: San Pedro, San Pablo, San Judas y Santiago Menor

Señalización del lado
del Evangelio (Izquierdo)
Catedral de Cuenca
Explícame eso del lado de la Epístola y del Evangelio que no lo entiendo. Mira Josemari, esto se remonta a la liturgia que había antes del Concilio Vaticano II (anunciado por el papa Juan XXIII el 25 de enero de 1959). El nombre corresponde a los lados del presbiterio desde el punto de vista de los asistentes, siempre mirando hacia el altar. Durante la misa se leía la Epístola en el lado derecho y el Evangelio en el lado izquierdo. En los templos de tres naves, como el nuestro, también se habla de las capillas de la nave de la Epístola y las capillas de la nave del Evangelio. Así la capilla de los Obispos diremos que está en la nave de la Epístola, porque está a nuestra derecha y la de los Caballeros en el lado del Evangelio, porque está a nuestra izquierda ¡ahora sí lo comprendo¡

Levantándome me dirigí hacia la escalera, subiendo peldaño a peldaño los conté, ¡abuelo hay siete
Escalera del púlpito
 Lado de la Epístola
escalones! contestándome que simbolizaba al sueño de Jacob (2*) donde una escala unía el Cielo con la Tierra y cada escalón representaba una virtud: Prudencia, Templanza, Fortaleza, Justicia, Fe, Esperanza y Caridad. ¿Por eso hay un ojo dentro de un triángulo con muchos rayos y nubes a su alrededor?  El triángulo representa a la Santísima Trinidad y el ojo que todo lo ve, Dios desde el Cielo.
Abuelo las puertas no son de mármol porque pesan poco, veo que empiezas a deducir por ti mismo, eso es bueno. Las puertas son de madera, en ambos púlpitos, de ellas se sabe que una fue realizada por el maestro de arquitectura Jacinto Alastoy y la otra por Toribio de Lope, maestro escultor, en los meses de agosto y octubre de 1776 respectivamente (3*).

Ya dentro del púlpito me recordó mi abuelo que ese era el lugar indicado para predicar y no la mesa del comedor de su casa. Pero no quedó ahí la cosa, mirando al púlpito que tenía enfrente caí que encima había un sombrero, y sobre él una estatua. Bajé corriendo los siete peldaños y sentándome junto a mi abuelo le señalé con el dedo las figuras que culminaban la obra.
Alegoría de la Fe.
Púlpito lado de la Epístola

Toda esa obra es del arquitecto José Martín de Aldehuela, el mismo que realizó la capilla de la Virgen del Pilar de la Catedral. Esos sobreros con que se coronan los púlpitos se llaman "tornavoces", ambos están rematados por esculturas de escayola que representan la alegoría de la Fe, la de la derecha o el lado de la Epístola y la del lado del Evangelio representa la Elocuencia (4*)


¿Se sabe quien hizo las estatuas de bronce? Con respecto a este dato se desconoce su autor, se sabe que por ese tiempo Pedro Martinengo, Pedro Lázaro y Pedro Verda andaban trabajando los brocen de la capilla del Transparente pero no hay nada que acredite su autoría.

El sol como verdugo implacable hacía llegar sus rayos abrasadores sobre nuestras cabezas al salir de la Catedral, presurosos encaminamos nuestros pasos de vuelta a casa recordando el frescor de sus muros. Un día más una travesura se había convertido en motivo de aprendizaje para un pequeño que intentaba aprender sin dejar de ser niño.

- - - - - - - - - - - - - - - -

 (1*) Se ha comprobado en el libro de Fábrica de 1758 y ss., está consignado el pago de una partida de 29.768 reales abonados por varias obras de albañilería “executadas” en los años de esta cuenta, entre ellas por haber mudado los púlpitos.
(2*) La escalera se ofrece como un simbolismo que se identifica con un puente vertical a través de todos los mundos hacia la divinidad. Sueño de Jacob (Gn. 28, 10.19)

(3*) En el libro de Fábrica de 1776 consta que se le abonaron 2.300 reales por diversas obras, entre ellas por hacer una puerta para el púlpito a Jacinto Alastoy, el 27 de agosto de 1776 y según recibo de 1 de octubre de 1776, se la abonó 1.446 reales, a Toribio de Lope, por trabajos de carpintería y la confección de una puerta para el púlpito.
(4*) En el apunte del libro de Fábrica de 28 de mayo de 1776, presenta el pago de 5.882 reales a don José Martín de Aldehuela por unas credenciales de madera para el Altar Mayor y el pago de los dos tornavoces con las esculturas correspondientes.

martes, 7 de abril de 2015

MÁRTIRES DEL SIGLO XXI

MATANZA EN LA UNIVERSIDAD DE GARISSA (Kenia).


CRISTIANOS PERSEGUIDOS Y MASACRADOS.

En uno de los pasaje centrales de la oración pronunciada por el Papa al final del Via Crucis la noche de Viernes Santo, ante miles de personas en el Coliseo Romano fue: “En tu divino amor, vemos aún a nuestros hermanos perseguidos, decapitados y crucificados por su fe en ti, bajo nuestros propios ojos o, a menudo, con nuestro silencio cómplice”.

Al leer el blog del Arzobispo Andrés Carrascosa, paisano y amigo, me ha animado a escribir sobre este hecho al afirmar que la comunidad internacional no debe de permanecer muda ante estos crímenes.

La matanza de los 148 cristianos en Kenia es un ejemplo del genocidio, equiparable a los primeros años del cristianismo. Se está extendiendo por todo el planeta y tiene su escenario habitual en Siria, Libia, Irak, Pakistán, Egipto, Sudán y Nigeria y esta semana pasada en Kenia. El cristiano es la diana de la violencia de quienes albergan odio e intolerancia, que son incompatibles con la libertad. La Cruz es el símbolo de la Libertad de los que sufren diariamente la intolerancia de los yihadistas.

De este tipo de violencia no se ve libre ninguna nación. En España las fuerzas del orden realizan detenciones de personas que se disponen a matar o atentar contra el sistema de libertades que tenemos, en nombre de una fe que es transformada en tiranía. ¿Cuándo nos tocará a nosotros? Los países no pueden permanecer al margen de esta brutalidad, ni nosotros como cristianos podemos permanecer al margen.

La libertad no tiene países, ni fronteras y ha de permanecer intacta en la existencia de cada persona. En nuestra época de globalización, no vivimos tan lejos de aquellos que sufren por su condición religiosa. El peligro lo tenemos entre los ciudadanos que forman nuestra comunidad o localidad. Estos terroristas son producidos por nuestra misma sociedad como vemos en las noticias, personas procedentes de Francia, Bélgica, Estados Unidos e incluso de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla los producen y exportan. Es verdad que existe un rechazo social clamoroso y explícito.

Si no se hace nada el cristianismo, ya residual en esos países islámicos desaparecerá o los que procesan la fe cristiana se verán forzados a convertirse al Islam o de lo contrario serán asesinados.

Creo que no nos hemos parado a reflexionar cuántas generaciones han de pasar para que se pierda el sentir cristiano. Estos días de Semana Santa, con manifestaciones religiosas en las calles, ha habido niños pequeños que preguntan al paso de las procesiones "¿quiénes son esos que van en los pasos?"

¿Qué le está pasando a nuestra sociedad, que está perdiendo el sentir de sus raíces? Los países occidentales no tienen la lógica defensa del cristianismo, raíz de nuestra cultura. Tal vez porque el anticristinismo está constituyendo uno de los ingredientes básicos de la modernidad occidental e incluso se está considerando honorable el pensar de esta forma. ¡Reflexionemos y pongamos remedio antes de que se pierda la base de nuestra cultura occidental!

Cuenca, 8 de abril de 2015

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

sábado, 4 de abril de 2015

En torno a Tresjuncos

En torno a Tresjuncos, pueblo de la Mancha
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        
En el paraje incomparable de  la Hospedería Casas de Lujan, junto al Parque Arqueológico de Segóbriga,  ayer día cuatro de abril, Sábado Santo, se presentó el libro “En torno a Tresjuncos pueblo de la Mancha” de Julián Grimaldos Grimaldos.

 La elaboración  de este libro le ha supuesto un largo y esforzado trabajo de investigación, mucho tiempo y desvelos, pero con el resultado gratificante de haber logrado su objetivo, reivindicando sus raíces y profundizando en todos los aspectos de interés para sacar a la luz la historia de su querido Tresjuncos, así valoraba D. Benjamín Prieto, presidente de la Diputación el trabajo del autor.

D. Hilario Priego Sánchez Morate, Numerario de la RACAL, fue el encargado de hacer la presentación que con unas elocuentes y acertadas palabras dió una visión del contenido del libro y de la vida de su autor. Julián Grimaldos es gran conocedor de los pueblos manchegos, pero el hecho de pertenecer por nacimiento a la villa de Tresjuncos, le ha servido de estímulo para reunir los datos y elaborar el trabajo, adentrándose en tradiciones, religiosidad y vida social, así como los usos y las costumbres, contribuyendo a rescatar del olvido la forma de vida del mundo rural.


En la obra quedan recogidos los rasgos geográficos e históricos que definen el municipio con la riqueza del léxico y cánticos propios de la localidad.

El autor se ha entregado a fondo para encontrar acontecimientos, personajes, actividades y recuerdos que nos dan una idea más exacta de esta villa de Tresjuncos en la provincia de Cuenca.

Enhorabuena al autor y a la Excma. Diputación por la edición de este magnífico trabajo.

4 de abril de 2015
José María Rodríguez González