miércoles, 15 de julio de 2015

Atropello a la cultura del pueblo


¿La Semana Santa en peligro?

Los atropellos a la cultura y a las creencias del pueblo han sido y vienen siendo frecuentes por gente que exigen el respeto para ellos pero ellos no respetan nada.

Hoy me ha saltado a los ojos una noticia de que PODEMOS  quiere quitar la Semana Santa en Cádiz. La historia se repite y lo veréis por vosotros mismos con esta carta “Cartas ingenuas” que he rescatado de la hemeroteca, del periódico EL DEFENSOR DE CUENCA, Semanario de Acción Social Católica y de Información Regional, de fecha de 2 de julio de 1932.

Se trascribe textualmente la carta:
“Valdenegrete” y junio de 1932.

Mi siempre querido tío Agapito: Continuamos bastante bien de salud, menos mi Úrsula que sigue algo “desrengá”, siendo lo “pior” que es en el agosto cuando más falta me hace; pero “tó” sea lo que Dios quiera, que lo suframos con “pacencia”. Las cebas ya van cayendo, bien “granás”, aunque hay “poquica” paja, que los “yielos” de mayo las achaparraron algo, pero no es malejo el año y ya quisiéramos los que fuera “gueno” en otras cosas.

Por aquí tío, se dijo el “esotro” día, que había caído el gobierno o que había crisis como se decía “enantes” y supongo que “agora”, pero “tó” fueron “casquinas”, que no es verdad ha caído, ni se caerá por más “arrempujones” que les demos con eso de la “deseparación” de los  catalanes y con eso de la reformación de la agricultura de los campos; que están más agarraos que la yedra al tronco, y más que les llamen perros judíos no hacen caso, y se ríen de “tó”, aunque la nación se venga abajo y no haiga dos pesetas ni de las faltas.

Aquí la gente estaba ya con el agua al cogote, pues como el año “pasao” fue corto y este invierno no se ha “dao” una “peoná”, no había dinero ni grano, ni “ná”, y  andábamos muy atrasaos, pues nadie “pagaba por que no tenía con qué, y encima nos han “echao” más contribuciones y más socaliñas, por lo que estaba muy mal la cosa y gracias al año que no es malo, pues andábamos mal  y muestro coraje tó era pa hablar mal del gobierno y de los que han traído estas cosas, que los españoles pronto nos olvidamos de lo “gueno” y de lo malo, “pa” echar la culpa a los que mandan, que mucha culpa tienen con lo mal que lo hacen.   Lo que ha “pasao” aquí supongo que pasará en “toas” partes, pues “tó” está “pa” venir abajo si no ponen remedio, que no lo pondrán, pues no saben hacerlo. Los únicos que cobran bien son los ministros y los “deputáos”, sin temor a “helás” ni a pedriscos, y “ansí” en la justicia que hay en la España.  



Desfile procesional de Jesús del Puente 2015
Sabrá “usté” tío, que murió el padre de Don Pepito, que le llamaban Don Juan Miguel Herreros, que ya tenía sus años, y al día siguiente fue el entierro, que fue “muchisma” gente, pues tenía simpatías por lo “guena” persona que era; pues verá “usté”, que en el entierro fue el señor cura con la cruz como se ha hecho siempre y “ansí” lo había “mandao” y “dejao” escrito el recién “degunto” en su testamento en su testamento y en ese “papelico” que “agora” se usa “pa” cuando uno se muere.  Pues al “emprencipiar” el entierro se presentó el aguacil de parte del señor alcalde “pa” que no fuera el cura ni la cruz, por estas prohibido las procesiones aunque sean con muertos. Pues Don Pepito, que es el hijo mayor, le dijo al alguacil, que el entierro sería como su padre había “ordenao”, y que se hacía eso y aquello en el alcalde, en el gobierno y en quien mandaba aquellas barbaridades, y quiso buecar al alcalde “pa” hablar con él, pero no estaba en su casa ni en el ayuntamiento, que estaba “escondío” en ca de Ángel que es el que preside la Sociedad Obrera de los paraos que nunca trabajan, y “ansí” el entierro “emprencipió” con el señor cura y el sacristán y la cruz, cantando las letanías que se cantan a los difuntos muertos, y cuando ya iban por la calle larga, frente al comercio de Emeterio, se presentó el alcalde en persona, diciendo de malos modos que de allí no se pasaba, si no se iba el cura. Pero Don Pepito dijo que su padre había “dejao tó” bien “apañao” y le enseño el papel con la firma de su padre; pero el alcalde le replicó que aquello podía estar “falsificao” y que no se permitían entierros por la iglesia; pero Don Pepito más “encorajeano” que un toro le dijo, dice: va a tener lugar dos entierros: uno el de mi padre y el otro el del alcalde a quien le voy a arrastrar hasta el camposanto; y la gente que vio llevaba razón, “emprincipió” a gritar y a querer pegar al alcalde, que se metió “asustao” en la tienda de Emeterio, que si no le hacen cachos, y el entierro siguió como había “emprincipiao”, con el cura, los monecillos y “tó” como Dios manda. El alcalde dio parte de todo al señor Gobernador y éste le ha puesto una multa de veinte duros “pa” que no sea más duro; y esto a “terminao” por desacreditarle más y le hacen vuelas y “agora” van a su puerta a hacerse del cuerpo los guachos y está su puerta con más le llaman judío y otras cosas que “usté” ya puede figurar. “Miusté” que es mucho que  hasta después de muerto ”tié” un que haberlas con el alcalde, como si éstos y el gobierno no nos hubieran ya “chinchao” bastante de vivos. “Ansí” tío, no se puede vivir, ni morir en paz, y esto “tié” que dar un cambio, que son muchas las injusticias que se hacen.


También le comunico que se han “casao” la Martina con el chico de Prudencio, y se han “casao” como personas decentes y no amontonándose como “agora” quiere el gobierno y como ha dicho no sé qué Obispo, y aunque ”tié” más razón que un santo le han  puesto una multa que lo han baldao. Ya, tío, no hay “libertaz” ni “pa” vivir, ni “pa” casarse, ni “pa” morirse, y hay que hacer lo que quiera el gobierno, lo cual ya es meterse en donde no le llama nadie y va a tener que ”desgusto” y muy gordo por estas cosas que hace.

De muchos recuerdos a la tía Basilina de quien me acuerdo mucho y “usté” reciba un abrazo muy “apretao” de su sobrino que lo es. Filiberto castellano.
Cuenca, 14 de julio de 2015
Transcripción realizada por:
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

  

miércoles, 8 de julio de 2015

La Virgen de Carmen, los Carmelitas y Cuenca

El Monte Carmelo y el escapulario

El 12 de julio, el Papa Clemente X concedió a España por bula, de 2 de noviembre de 1674 la recitación del oficio divino de esta festividad de Nuestra Señora del Carmen, siendo la primera nación en obtener el permiso de celebración. El 24 de septiembre de 1726, su Santidad Benedicto XIII la hace extensiva a toda la cristiandad con rito doble mayor y con la misma oración y lecciones para el segundo nocturno que desde el siglo anterior rezaban ya los religiosos carmelitas.

Cuenca siempre ha tenido una gran devoción en parte por haberse establecido religiosos carmelitas, varones en 1613 en la llamada isla del Júcar, de donde en 1708 pasaron a tener su residencia en la población. Con relación a las monjas carmelitas, además del convento de Villanueva de la Jara, se fundó otro de religiosas en Huete, en 1588, trasladado a Cuenca en 1603, ocupando la ubicación en la Calle Julián Romero, en 1608. El día uno de septiembre de 1603, siendo Obispo el Sr. D. Andrés Pacheco vinieron a Cuenca, procedentes de Huete, once monjas, siendo la Priora la Madre Isabel de San José. Fueron acompañadas por el Provincial de la Orden, el Padre Fray Alonso de Jesús María. A estas once monjas se unieron dos vocaciones de Cuenca pasando a formar la congregación trece religiosas.

Al ser penosas las condiciones de habitabilidad del lugar elegido se instalaron  en la casa junto a la parroquia de San Martín, donde permanecieron por espacio de cinco años, hasta que se acondicionó el edificio del convento que no pudo ser hasta 1608. Su ubicación actual es en el Camino de Nohales de Cuenca desde el año 1980.

Se afirma que en el siglo XIII, en el Monte Carmelo, unos piadosos varones levantaron el primer templo en honor a la Virgen María. Esta comunidad recibió el nombre de Hermanos de Santa María del Monte Carmelo. Con los Cruzados pasaron a Europa, aprobándose su regla en 1251 por el Papa Inocencio IV bajo el generalato de San Simón Stock.

El 16 de julio de 1251 se apareció la Virgen a San Simón Stock, fervoroso siervo de la Virgen, y le entregó el hábito que había de ser digno distintivo de la Orden Carmelita. Otorgándole Inocencio IV varios privilegios no sólo para los religiosos de la Orden, sino para todos los cofrades de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

Todo el que lleve el escapulario de la Virgen del Carmen participa de todos los méritos y oraciones de la orden y puede esperar de la Santísima Virgen verse pronto libre del Purgatorio, si hubiera sido fiel en observar la abstinencia, la castidad conforme en su estado y las oraciones mandadas por JuanXXII en la bula llamada “Sabatina” publicada el 3 de marzo de 1322.

En este día y desde la fundación carmelitana en Cuenca, se viene celebrando por la tarde, la tradicional procesión de la Virgen de Carmen, desde la iglesia de las Carmelitas Descalzas a la Plaza Mayor, regresando por la calle de San pedro y Plaza del trabuco. Desde el traslado del Convento al Camino de Nohales la procesión se realiza, a las 20,00 horas, desde la Iglesia de Ntra. Sra. De la Luz, hasta el antiguo Convento de las Carmelitas con la participación de la Junta de Cofradías. El año pasado se conmemoró el 425 aniversario fundacional del Carmelo de San José realizándose una solemne procesión por las calles de la ciudad de Cuenca.



 
Cuenca, 5 de julio de 2015

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

martes, 7 de julio de 2015

El misterio de la gran promesa Divina sobre el Escapulario Carmelitano


“Una señal de salvación, salvaguardia en los peligros, alianza de paz y de protección sempiterna”

De niño siempre me llamó la atención los trocitos de tejido unidos por dos cordones que portaba  la imagen de la Virgen del Carmen existente en la capilla del Corazón de Jesús de la Catedral de Cuenca.

Escapulario Carmelitano
Cierto día y próximo a la festividad del Carmen mi abuelo Sabino me introdujo en su conocimiento de los méritos que otorga el llevar el Escapulario; por él supe que se compone de dos piezas de lana, de color marrón, unidas entre sí por dos cordones y solamente el primer Escapulario que se impone precisa la bendición de un sacerdote, diciendo: “Recibe este santo Escapulario como señal de la Santísima Virgen María, Reina del Carmelo, para que, con sus méritos, lo uses siempre con dignidad, sea tu defensa en todas las adversidades y te conduzca a la vida eterna”. Una vez recibido sólo se precisa substituirlo por otro cuando se deteriore.

Escapulario de la Virgen del Carmen
Catedral de Cuenca
En los albores de 16 de julio de 1251, Ntra. Sra. Con el Niño Jesús en sus brazos, se apareció al carmelita Simón Stock entregándole el Escapulario como señal de su protección. Fue el Santo Simón Stock quien acudió a la Virgen, pidiéndole una señal sensible, para que le resolviera el problema que poseía su congregación que se veía avocada a su desaparición. Al darle el Escapulario la Orden cambió su rumbo.

Son muchos los pontífices que han mostrado su aprecio por el Escapulario como Benedicto XII que extendió la celebración de la fiesta de Ntra. Sra. Del Carmen a toda la Iglesia, instituyéndola el 16 de julio; seguido de él, los pontífices que lo defendieron fueron: Clemente VII, Benedicto XIV, León XIII, San Pío X y Benedicto XV. En el año 1951, con motivo del 700 aniversario de la entrega del escapulario por la Virgen, el papa Pío XII expresó así su pensar sobre el Escapulario de la Orden Carmelita: “Porque el Santo Escapulario, que puede ser llamado Hábito o Traje de maría, es un signo y prenda de protección de la Madre de Dios”. Esto mismo fue ratificado por el papa Juan Pablo II, cincuenta años después.

Virgen del Carmen
Capilla del Corazón de Jesús
Catedral de Cuenca
Son muchos los testimonios que se han dado, a través de los años, de la protección que otorga a quien lo lleva. Se cuenta en la biografía de San Simón Stock que el mismo día que la Virgen le entrego el Escapulario, fue llamado por el Sr. Pedro de Linton al ver que su hermano estaba muriéndose. San Simón salió inmediatamente en su auxilio, al llegar colocó el Escapulario sobre el hombre pidiendo a Ntra. Sra. que cumpliera su promesa. Inmediatamente el hombre se arrepintió de sus pecados y murió en gracia y amistad de Dios. Esa noche el muerto se apareció a su hermano y le dijo: “He sido salvado por medio de la reina más poderosa y el hábito de ese hombre como escudo”.

Desde ese momento son muchos los casos que se han venido sucediendo. Narraré unos cuantos de los muchísimos que hay: Un misionero Jesuita de Guatemala cuenta que una joven que viajaba en noviembre de 1955 en un avión que trasportaba 27 pasajeros se estrelló, murieron todos excepto la joven portadora del escapulario. Cuenta la joven que cuando vio que el avión se venía abajo tomo el Escapulario entre sus manos pidiendo ayuda a María, tras el accidente sufrió quemaduras y su ropa fue reducida a cenizas, pero su ni cuerpo ni el Escapulario fue alcanzado por las llamas.

En la Segunda Guerra mundial en la operación Market Garden (17 al 25 de septiembre de 1944) en el municipio de  Eindhoven de la provincia de Brabante Septentrional, en el sur de los Países Bajos donde se realizó la mayor contienda aerotransportada aliada, se cuenta que al anochecer acamparon en una finca donde había un pozo de agua en el cual nuestro protagonista se lavó quitándose la camisa y con ella salió el  escapulario. Ya en la trinchera se dio cuenta de su falta y viendo que los demás compañeros dormían fue a buscarlo al pozo, cuando llegó buscó incansablemente el escapulario, viendo que un obús caía en el sitio donde estaba, temiendo por su compañero y amigo fue de nuevo a la trinchera, comprobando el gran agujero que había dejado dando como muerto a su amigo. Al instante el compañero se persono delante de él diciéndole que viendo que se había marchado le siguió para darle el Escapulario que había olvidado en el pozo mientras se lavaba, otra vez más el Escapulario había salvado dos vidas.

Otro caso lo tenemos en la Batalla de Iwo Jima y  Okinawa, denominada en clave “Operación Detachmente”, es el nombre que recibe uno de los combates más sangrientos de la Segunda Guerra mundial, librada en la isla de Iwo Jima entre los infantes de marina de los EE.UU. y las fuerzas del ejército del Imperio de Japón de febrero a marzo de 1945 durante la Guerra del Pacífico (1937-1945). El Sr. Sixto Mosco de North Providence de Rhode Islan, veterano de guerra afirma: “Yo estaba en el Crucero USS Nevada de ayudante del capellán. El barco estaba cargado de dinamita cuando un avión suicida fue a estrellarse sobre la cubierta cerca  de donde yo estaba colocado. Únicamente yo resulté ileso y lo atribuyo a mi uso del escapulario”.

En mayo de 1957, un sacerdote Carmelitano en Alemania publicó una historia sobre como el Escapulario había librado un hogar del fuego. En la ciudad de Weatboden se produjo un incendio quemando una hilera de casas, el piadoso residente de una de las casas de la hilera al ver el fuego colgó un escapulario en la puerta principal de la entrada. En 5 horas 22 casas fueron reducidas a cenizas excepto la casa donde colgaba el escapulario. Los cientos de personas que vieron lo acaecido fueron los testigos oculares de lo sucedido, gracias al poder del Escapulario y de la intercesión de la Santísima Virgen María.

Son innumerables lo casos que se pueden narrar por los testimonios de las personas que han sido beneficiadas por el uso del Escapulario. Contaré el último que me ha llegado. Al hospital de San Simón Stock de la ciudad de Nueva York, fue llevado un anciano inconsciente y moribundo. La enfermera al ver al paciente con el Escapulario llamó a un sacerdote mientras rezaba las oraciones por el anciano. Al venir el sacerdote, el hombre dijo: “padre no soy católico”. Entonces ¿Por qué está usando el Escapulario carmelitano?, preguntó el clérigo. He deseado ser católico toda mi vida pero las circunstancias me lo han impedido, contestó el moribundo. Siendo en aquel instante bautizado, recibiendo la Extremaunción y falleció en paz.

Año tras año se van dando casos de la intervención de María a través del Escapulario haciendo verdad y cumpliéndose lo que el Papa Pío XII dijo de él en 1951: “Porque el Santo Escapulario, es un signo y prenda de protección de la Madre de Dios”.

Cuenca, 7 de julio de 2015

José María Rodríguez González. Profesor  e investigador histórico

jueves, 2 de julio de 2015

Los misterios y dogmas que encierra la rejería del siglo XVI de la Catedral de Cuenca


VISITAS GUIADAS POR LA REJERÍA DEL SIGLO XVI

El sábados 26 de septiembre, a las 11.00 horas, desde la Capilla de los Apóstoles de la Catedral conquense se iniciará un recorrido por los misterios y dogmas que encierra la rejería del siglo XVI de la Catedral de Cuenca para terminar en los detalles de la exposición “EL HIERRO HECHO ARTE” y la proyección del documental audiovisual realizado por David Rodríguez Clemente. La visita durará aproximadamente hora y media. Se deberá abonar la entrada, la atención y explicación del autor será gratuita.

Árbol de Jesé. Capilla del Peso
Catedral de Cuenca

Con motivo de la exposición “EL HIERRO HECHO ARTE” que está expuesta en la sala de exposiciones de la Catedral de Cuenca hasta el 30 de septiembre de 2015. Su autor y comisario de la exposición, José María Rodríguez González realizará unas visitas guiadas con el fin de dar a conocer el contenido catequético que esconde cada reja según la investigación que ha realizado en estos tres últimos años. 

En Cuenca, en el siglo XVI se dieron unas circunstancias especiales, despuntando en el arte de la rejería, al disponer de la materia prima en las minas de Tragacete y de los medios económicos suficientes para crear en la ciudad una tradición de trabajo del hierro, creando una escuela conquense que fue reconocida por todo el reino como lo demuestra los trabajos de Sancho Muñoz en Sevilla y Hernando de Arenas en Sigüenza.
Anunciación. Capilla de los Caballeros
Catedral de Cuenca

La visita pretende dar una visión globalizadora del contenido de la traza de cada reja y de los fundadores de las capillas, que llevaron a dejar impresa en el hierro sus pensamientos y creencias a través de las manos de los rejeros, expresando los dogmas católicos a través de los acuerdos tomados en el Concilio de Trento.

Cuenca, 22 de septiembre de 2015

VISITA GUIADA POR LA ICONOGRAFÍA


LA ICONOGRAFÍA DE LA CATEDRAL DE CUENCA, ÚNICA Y ESPECTACULAR

VISITA GUIADA GRATUITA POR LA ICONOGRAFÍA DEL SIGLO XV EN LA CATEDRAL DE CUENCA

Este sábado, día 5 de septiembre, a las 11 de la mañana en la Catedral de Cuenca, el investigador José María Rodríguez realizará un recorrido guiado por las arcadas góticas del siglo XV explicando el contenido iconológico e iconográfico de los iconos. 

Armadillo 9 bandas. Iconografía catedral de Cuenca
Con sólo la entrada al recinto el mismo investigador, gratuitamente, hará un recorrido explicativo de la iconografía existente en los arcos góticos (Duración aproximada una hora).

Quinientos siete años, desde que finalizó la reforma de la girola de la Catedral, allá por el 1505, lleva la iconografía “marginalista” en los arcos góticos. Nació para dar a conocer mediante la zoología más familiar, lo bueno y lo malo de la conducta humana, para un pueblo falto de conocimiento en la escritura y lectura de textos. Fue a través de las imágenes talladas la manera que eligieron los eruditos de la época para trasmitir las enseñanzas bíblicas.

El contenido de esta iconografía, único en occidente al poseer zoología americana por su coincidencia, de la ampliación de la girola, ordenada por el Obispo Lópe Barrientos (Siglo XV) con el descubrimiento de América (1492).

Mazorca de maíz. Iconografía Catedral de Cuenca
A través de sus figuras se representan los vicios y virtudes que el hombre ha tenido desde el principio de los tiempos. En sus arcos existe una dualidad, enfrentando a las virtudes con los vicios opuestos: castidad-lujuria, paciencia-ira, soberbia-humanidad, lujo-sobriedad, caridad-avaricia, concordia-discordia. Todo ello invita a hacer un recorrido por cada arco para encontrar su significado y su enseñanza.

Catedrales habrás visitado muchas, pero te aseguro que ésta es una experiencia diferente.
Cuenca, 3 de septiembre de 2015
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico