domingo, 28 de agosto de 2016

La Catedral de Cuenca, aula de Arte y Cultura

Entrevista al profesor e investigador José María Rodríguez González por el periódico La Tribula de Cuenca.

Mi agradecimiento a J. Monreal y al equipo de la Tribuna de Cuenca por este reportaje.

Cuenca 28 de agosto de 2016

miércoles, 17 de agosto de 2016

Aniversario del fundador del periódico “El Liberal” en Cuenca

NOTA DE RECORDATORIO. 83 AÑOS DE SU FALLECIMIENTO


Un 17 de agosto de 1933 dejó de existir en esta ciudad un conquense de corazón y entusiasmado como en su tierra. Por ella, por su progreso y engrandecimiento hizo cuanto pudo, para engrandecerla. A ella consagró por entero su vida, unas veces como concejal, otro como simple ciudadano, siempre como periodista. Nadie puede olvidar que fue D. LEOPOLDO GARRIDO, el hombre liberal y gran conquense quien fundó, primero el periódico “EL LIBERAL” Y DESPUÉS, ya al final de su vida, “LA OPINIÓN”, como periódico diario.

Tanto en las columnas de uno como en las del otro periódico, siempre resplandecía el espíritu francamente patriótico de D. Leopoldo, que contó con la simpatía y cariño de todos los conquenses, sin distinción, pero con más razón y fervor con la de los verdaderos liberales de todas las épocas.

Como conquense creo que es de honor el recordar a tal ilustre hombre. D.C.P.

Cuenca, 17 de agosto de 2016
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.


miércoles, 10 de agosto de 2016

Dormición y Asunción de María



15 de agosto, festividad de la Asunción de María en cuerpo y alma.


Tuvo que esperar veinte siglos para que fuera declarado Dogma la Asunción de la Santísima Virgen en cuerpo y alma a los cielos y fue el 1 de noviembre de 1950 el Papa Pio XII quien lo hizo desde el atrio exterior de San Pedro en Roma, rodeado de treinta y seis cardenales y quinientos cincuenta y cinco entre Patriarcas, Arzobispos y Obispos. La plaza del Vaticano estaba tomada por una muchedumbre de más de un millón de fieles que aclamaban entusiasmados el dogma mariano.
Asunción de María. Catedral de Cuenca

La muerte es parte de la vida como condición de nuestra naturaleza. Como decía el Papa Benedicto XIV, en este aspecto Jesús y María, en virtud a la naturaleza humana a la que pertenecían, estaban sometidos a la muerte y así como la carne santísima de Cristo no podía corromperse en el sepulcro, saliendo viva de él al tercer día, del mismo modo la carne inmaculada de María convenía que saliera del sepulcro para honra de su Hijo. Los teólogos de hoy en día afirman que debió de ser así para asemejarse más al proceso que siguió su Hijo.

Desde el siglo VI se comenzó a celebrar en Oriente la festividad de la Dormición de la Virgen, fue un modo de expresar el tránsito que experimentó María. Se dice que en vez de ser una muerte fue más un sueño que sirvió de paso para dejar la Tierra.

A partir del siglo IV y V los escritos hallados describen detalles sobre la Dormición y la Asunción de la Virgen, basados en algunos relatos remontándose al siglo II.

Hoy cogiendo el libro de las Festividades del año Litúrgico de principios del siglo XX he buscado el relato que hace sobre los hechos: Muerte de María Santísima, Funerales de María y de su Asunción a los cielos. Intentaré resumir su contenido entresacando lo más significativo del relato para no hacerlo demasiado extenso:

“Los evangelios nos enseñan que al morir Jesús en la Cruz, legó su Madre al discípulo amado, Juan: “Madre ahí tienes a tu hijo” y dirigiéndose a Juan “Ahí tienes a tu Madre” (Jn. 19, 26-27) y a partir de ese momento el discípulo la recibió en su casa. María se retiró a la casa de Juan cuyo emplazamiento se muestra a los peregrinos, en el monte de Sión. Según los estudiosos y las tradiciones antiguas, María vivió con Juan hasta la edad de 72 años.
La tradición nos cuenta los últimos momentos de María y hay que considerarlos como históricamente verídicos, confirmados por los monumentos que se conservan en Jerusalén.

Fue enviado el ángel San Gabriel y saludándola respetuosamente le dijo: recibe la bendición del Salvador de Israel. Te traigo del cielo, oh soberana mía, esta palma que precederá a tus sagrados despojos, cuando dentro de tres días tu alma se separe del cuerpo, porque el Hijo aguarda ya a su Venerable Madre”. Respondió María: “Yo te suplico el favor de ver aquí reunidos, una vez más, a los Apóstoles de mi Hijo  y de ser amortajada por ellos”. Respondiendo el ángel: “Hoy mismo vendrán los Apóstoles traídos aquí por ministerio de los Ángeles para ser testigos de tu gloria”. Dichas las palabras el Ángel voló al cielo dejando la habitación bañada en claridad celestial.

Juan estaba predicando en Éfeso, de momento se oyó un gran trueno y arrebatado por una nube resplandeciente se vió trasportado hasta el monte Sión, junto a la morada de la Virgen. María le contó a Juan lo sucedido indicándole que la palma entregada por el Arcángel debería presidir la comitiva de su féretro. Juan exclamó entonces: “Pluguiese a Dios que todos los Apóstoles mis hermanos estuviesen ahora aquí presentes”. Mientras así hablaba he aquí que los Apóstoles y algunos discípulos (1*) que a la sazón predicaban en las regiones más apartadas del globo, transportados por modo maravilloso  se encontraron reunidos junto a la casa de María, no sabiendo el por qué de los hechos Juan les anunció que se acercaba ya los últimos momentos de vida de María y les recomendó que no llorasen.
Asunción de María
 Reja de la Capilla que lleva su nombre
Catedral de Cuenca

Increíble  fue el gozo  de la Virgen cuando vió en su rededor aquella santa compañía, y luego dando gracias a Dios por aquel incomparable beneficio, con rostro grave y sereno les manifestó el deseo que ella había tenido de partir de esta vida viéndolos de nuevo. Recostándose en su humilde cama y mirándolos a todos con ternura les echó su bendición.

El cuerpo de María fue llevado en procesión al Valle de Josafat, a un sepulcro nuevo, guardando el cuerpo durante tres días. En su recorrido desde el monte Sión hasta el valle de Josafat el Señor cubrió el féretro y a los que lo llevaban  con una nube luminosa, de forma que se oía su voz, pero no se los veía. Los ángeles mezclaron sus voces con las de los Apóstoles y en el monte de Sión resonaron conciertos de maravillosa armonía.

Al tercer día en la hora tercia de la noche apareció el mismo Jesús, rodeado de todos los órdenes de los Ángeles de la Asamblea de los Patriarcas, del ejército de los Mártires y de los coros de los Confesores y de las Vírgenes.    

Enseguida se inició el ascenso desde el sepulcro hasta el trono de la Santísima Trinidad, precedida y acompañada por todas las innumerables coros de espíritus angélicos, iba la Virgen recostada sobre su Hijo, por cuya virtud subía por los aires con gran velocidad recibiendo en su tránsito los obsequios de todas las criaturas, aclamándola con místico entusiasmo”.

Así es relatado y así lo cuento, para la mayor gloria de Dios

- - - - - - - - - -
(1*) San Dionisio Areopagita, que estaba presente junto con su maestro Heroteo y relata este hecho, nombra a Pedro jefe de la Iglesia, a Santiago, primo hermano del Señor, a los otros príncipes de la jerarquía y a otros muchos discípulos de los Apóstoles.

Cuenca, 15 de agosto de 2016

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

El Hosquillo

Visita al Parque Cinegético del Hosquillo.

Está enclavado en el centro de la Serranía conquense. Fue creado con carácter experimental como reserva de caza, en el año 1964.

En el valle, nace y discurre el río Escabas. El paraje es de un alto valor ecológico, está limitado por altas y escarpadas rocas cálcicas. En él habitan osos, ciervos, corzos, gamos, jabalíes y lobos que viven en semilibertad.


Panorámica desde el mirador del Reloj






























lunes, 8 de agosto de 2016

Inauguración de las XV Jornadas Romanas en Valeria


Año de ADRIANO – VALERIA CONDITA


Esta tarde a las 18:45 inicia el acto de inauguración y las 20:00 horas inauguramos la exposición “Arte grutesco. Motivos decorativos en la rejería del siglo XVI de la Catedral de CUENCA”.

sábado, 6 de agosto de 2016

Arte Grutesco. Motivos de decorativos en la rejería del siglo XVI de la Catedral de Cuenca

Con motivo de las Jornadas Romanas en Valeria estará expuesta en la Iglesía de "Ntra Sra. de la Sey" la exposición: Arte Grutesco. Motivos decorativos en la rejería del siglo XVI de la Ctedral de Cuenca.

IGLESIA PARROQUIAL “Ntra. Sra. de la Sey” de
VALERIA - CUENCA.
 Del 8 al 28 de agosto de 2016.
Horario de visitas: de 10:30 h a 14h y 20:00h a 21:00h
Proyección Audiovisual día 12 de agosto a las 19:30h

 Por el año 1480, en la Villa Adriana de Trívoli se descubre, en unos trabajos arqueológicos, una galería subterránea decorada con pinturas antiguas de la época del Emperador Nerón, correspondientes al palacio Domus Aurea. El hallazgo daría origen a la decoración renacentista, que tomaría el nombre de “Grutesca” al haber sido descubierta bajo tierra, en una gruta.

Cartel anunciador
La decoración grutesca es el distintivo renacentista de la arquitectura española del siglo XVI.
Fue el Concilio de Trento, al que asistió nuestro obispo Fray Bernardo de Fresneda, quien dió la didáctica y la necesaria moral para albergar en los templos cristianos decorados de antiguas tradiciones greco-romanas.
En la decoración grutesca se mezclan temas mitológicos, se intercalan escenas y personajes bíblicos, asociándose programas conceptuales, muchas veces complejos, que forman parte del conjunto decorativo.

Aperos militares, monstruos, animales fantásticos y celestiales se funden en roleos vegetales que hacen las delicias de quien los observa. Como un sueño de fantasía imposible pero palpable, ilógico pero cierto.


Las rejas trasmiten las creencias vivas de quieres supieron mezclar el arte y la religión para dejar sus pensamientos en las delicias de lo imposible trazando a través del trabajo de sus manos, las innumerables formas de alcanzar el Paraíso.

lunes, 1 de agosto de 2016

Virgen de los Ángeles y el Perdón de las Rosas

Festividad de Ntra. Sra. de los Ángeles

Todos los años el día 2 de agosto es un día especial en casa, al llamarse la persona más querida: “María de los Ángeles”, y aprovecho para felicitar a todas las mujeres que son poseedoras de tan digno nombre.
Cañada del Hoyo (Cuenca)

Son recuerdos de adolescencia el peregrinar a la Virgen de los Ángeles de Cañada del Hoyo, festividad que, en esa localidad, se celebra el 8 de septiembre. Me acuerdo como mi hermano el mayor, salía en borrica con Prudencio, la Isabel y la Ángeles desde el barrio de los Tiradores por el camino de la fuente el Canto hacia la sierra de los Palancares un día antes de la festividad, pasando la noche en el paraje. El resto de la familia, en el ochocientos cincuenta viajábamos por los caminos de los Palancares, abriendo y cerrando las cercas del ganado hasta llegar a la ermita de Ntra. Sra. de los Ángeles situada en la Dehesa del Hoyo, donde pasábamos el día comiendo las viandas que llevábamos preparadas para el día. La ermita fue construida en el siglo XV por la gran devoción que despertó en la diócesis conquense motivada por el hallazgo de la imagen de la Virgen en el paraje. En el siglo XVIII se amplió convirtiéndose  en una ermita de estilo barroco de mayores dimensiones que luego fue restaurada en el año 1866. Es de planta rectangular con coro y con una cubierta de bóvedas rebajadas.
Ntra. Sra. de los Ángeles

Los inicios de la devoción a la Virgen de los Ángeles parte del año 361 cuando unos piadosos romeros regresaban de Palestina y al pasar por Roma le pidieron al Papa Liberio que les autorizara para asentarse en la llanura de Asís, levantando una sencilla capilla donde depositaron las reliquias del sepulcro de la Virgen que habían traído con ellos. La capilla fue dedicada a la Asunción. En el año 516 esta capilla fue entregada a San Benito, patriarca de los monjes de Occidente pasando a denominarse la capilla con el apelativo de “Porciúncula”. En posesión de los Benedictinos se cuenta que era un centro de numerosas romerías al extenderse la creencia de que bajaban del cielo las milicias de ángeles y entonaban himnos en loor a la Reina de los Cielos, de donde surgió el nombre de “María de los Ángeles”. De los Benedictinos pasó la capilla a ser propiedad de los monjes del Cluny y luego del Cister y cuando estuvo arruinada la capilla se permitió que se retirara allí Francisco, el que luego sería San Francisco de Asís, convirtiéndose así en la cuna de la Orden Franciscana.

En julio de 1216, Francisco de Asís pidió al Papa Honorio III, en la población de Perusa, por indicación de la Virgen, que todo el que arrepentido y confesado entrara en la iglesia de la “Porciúncula” ganara indulgencia plenaria, de ahí el nombre de “Indulgencia de la Porciúncula, Perdón Asís”. También llamada “Indulgencia o Perdón de las Rosas”.

Basílica de San Antonio (Italia)
Hoy en día cuando uno llega Asís, desde cualquier colina se contempla el grandioso santuario coronado por la bella cúpula de Galeazzò Alessi. En el año 1569, EL Papa Pío V, viendo que el edificio era insuficiente para albergar la multitud de fieles que de todas las partes del mundo acudían a la fiesta del Perdón, el 2 de agosto, ordenó que fuera derribado y erigido en su lugar un magnífico templo. A consecuencia de los terremotos se deterioró pero milagrosamente la cúpula de 63 metros permaneció en pie, en su interior albergaba la original “Porciúncula”, la Virgen no podía dejar de custodiar el devoto santuario.

Esta devoción cruzó el mar para llegar a Cartagena de Costa Rica donde Santa María de los Ángeles es la Patrona. Portadora de una bella historia que es digna de ser narrada. Prometo ser breve para que ustedes lectores sigan leyendo.

En la mañana del 2 de agosto de 1635 en el paraje llamado “Puebla de los Pardos” de la provincia de Cartago (Costa Rica) una joven de nombre Juana Pereira recolectaba leña para cocinar en casa, cuando encontró sobre una roca donde nacía un manantial, lo que parecía una muñequita de piedra con un niño en sus brazos, pensando que era un juguete se la llevó a casa. Al día siguiente volvió a encontrarla en el mismo lugar y se puso muy contenta pensando que tendría dos. Al llegar de nuevo a casa se sorprendió pues la primera había desaparecido.
Virgen de los Ángeles de Costa Rica

Al día siguiente le volvió a pasar lo mismo y asustada fue a casa del sacerdote, el padre Alonso de Sandoval y le contó lo que se estaba sucediendo. El padre guardó la imagen en una caja. Al día siguiente cuando fue a buscarla vió que no estaba y Juana al ir de nuevo a coger leña se la volvió a encontrar en el mismo sitio corriendo a buscar al Padre Alonso. Esta vez cogieron la imagen y la depositaron en el interior del Sagrario. Sucedió que al día siguiente, de nuevo había desaparecido encontrándola en el lugar primero. Comprendieron entonces que la Imagen quería estar en ese lugar llegando a construirse una gran iglesia en ese sitio.

La imagen mide unos 20 cm, compuesta de diferentes materiales: roca volcánica, grafito y jade. Es de color negro por lo que es llamada “La Negrita”. Tiene la cara redondeada, ojos achinados, nariz y boca pequeña. En su brazo izquierdo tiene al Niño Jesús, descansando sobre su pecho. La mano derecha la tiene levantada en actitud de bendición.

El 24 de septiembre de 1824, las autoridades del país declaran a la Virgen de los Ángeles Patrona de Costa Rica. El nombre de María de los Ángeles se le dio por el día del hallazgo que fue el día 2 de agosto, y la Orden franciscana venera a su Patrona Santa María de los Ángeles ese mismo día.

Cuenca, 2 de agosto de 2016


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.