lunes, 22 de mayo de 2017

El milagro de la vida

En nuestra época la ciencia ha sustituido la intervención Divina


Cada mujer siente la maternidad desde un conjunto de emociones personales, con todo tipo de matices relacionados con la protección y el amor. Para muchas mujeres es el proyecto culminante de su vida. La transformación que una mujer experimenta al quedar embarazada dependerá de: la educación, el carácter, la herencia genética y la situación laboral entre otros factores. El sentimiento maternal se desarrolla a partir del nacimiento del hijo; anteriormente al embarazo suelen desarrollarse el instinto maternal, el anhelo de tener un hijo, su cuidado y su educación posterior es un sentido
instintivo en la mujer como parte del concepto biológico humano.

El plantearse tener descendencia lo hacen las parejas cada vez más tarde. Es cierto que en nuestros días existe un desajuste entre la sociedad y la biología humana. Mientras que la naturaleza exige que los embarazos se den en edades tempranas, la sociedad los retrasa al no querer renunciar a una carrera profesional o a otro condicionante social.

Como investigador histórico eclesiástico diré que son muchas las citas bíblicas donde se destacan los casos de embarazos tardíos o de mujeres infértiles que con la intervención de Dios consiguieron la maternidad. En nuestra época la ciencia ha sustituido la intervención Divina y son muchos los procedimientos que se experimentan para realizar el milagro de la vida en una mujer.

Tras varios años de convivencia una pareja se plantea el tener descendencia y si esta no llegan, en muchos casos, la estabilidad de la pareja comienza hacer aguas y se convierte en un verdadero problema, que a veces resulta obsesivo. A partir de aquí se busca la manera de ser padres y se preguntan por los distintos procedimientos que le brinda la ciencia actual.

Aun cuando la intervención médica está a la orden del día en nuestro tiempo, son pocas las personas que se atreven a hablar del problema de cómo tuvieron que recurrir a la ciencia para tener a sus hijos.
Cuando una mujer entra en un tratamiento de fecundación in vitro (FIV) resulta un camino muy duro emocionalmente, sobre todo cuando después de varias intervenciones le dicen que no ha quedado embarazada. Me contaba una compañera de trabajo que es como si se sintiera vacía. Lo contario ocurre cuando esos óvulos son fecundados y el pensar de saberse futura madre pueden con toda dificultad que se pueda presentar.

Otro de los procedimientos es la ovodonación, que es la implantación de óvulos de una donante. La preocupación en este método es la carga genética que puede aportar, la madre se plantea el pensar que su hijo no dispondrá de los mismos genes que sus antepasados.

Cuando el problema de maternidad viene dada por una enfermedad grave. Si se piensa en ser madre en un futuro, se recurre a la vitrificadión de óvulos. Consiste en guardar los óvulos en buen estado por si se planteara la posibilidad de ser madre en un futuro. Permite posponer la capacidad reproductiva de una mujer el tiempo que desee, con las mismas posibilidades que en el momento en que se vitrificaron los ovocitos, pudiendo alcanzar la madurez sin experimentar una disminución significativa en la capacidad para concebir.

Al día de hoy se habla de la gestación subrogada; se ha abierto una gran polémica como es la forma de tener hijos sin haberlos parido, hecho que en nuestros días se están dando por encima de la adopción, según los datos de la Sociedad Española de Fertilidad. Este tipo de gestación parece que estaba, hasta ahora, limitada a las parejas gays, o familias monoparentales, ya fueran hombres o mujeres solas. Hay países donde este tipo de gestación está regulada por ley y es más sencillo llegar a este tipo de maternidad que en España.

Ante estos avances médicos, relacionados con la maternidad, han permitido que las fronteras del significado de ser madre se alteren, convirtiéndose en un comercio, para satisfacer las necesidades de ser madre. Todo ello ha obligado a que los gobiernos establezcan leyes que protejan y amparen la maternidad.

Ante todo esto nos queda pensar que nuestra existencia es fruto de una casualidad o por el contrario es fruto de una especial providencia de Dios.

Cuenca, 23 de mayo de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

jueves, 18 de mayo de 2017

El milagro de la luz en la Catedral de Cuenca


Un momento espectacular digno de estar presente

Un año más y si el día amanece despejado el 19 de mayo a las 9.45 hora, el sol llegará al centro de la capilla del Transparente. Hecho que se da del 19 al 22 de mayo al despuntar el día.

Este año será el programa de ANCHA Castilla La Mancha el que estará allí para grabar el momento y ofrecerlo a toda la Castilla la Mancha, a partir de las 21.15horas.


Os invito a estar presente durante el momento, siendo testigos de este acontecimiento anual que se produce en nuestra Catedral.

En otros lugares, como en el Monasterio de San Juan de Ortega en Burgos, el milagro de la luz se produce, si las condiciones climáticas son favorables, en los equinoccios de primavera (21 de marzo) y en el equinoccio de invierno (21 se septiembre) el efecto lumínico es un rayo de sol  que ilumina, de forma secuencial durante varios minutos la escena de la Natividad de la Virgen que está situada en un capitel. Este hecho está muy difundido y se organizan excursiones desde Madrid para su observación.
En nuestra Catedral se dan durante el año varios efectos lumínicos y no se le da ni la importancia, ni la difusión necesaria para crear un flujo de visitantes. Desde 2008 que presenté el trabajo, titulado “Manto de Luz”, la difusión de estos acontecimientos lumínicos creo que no se le han dado la difusión que merece.

Este año, si las condiciones climáticas son favorables, se producirá a las 9.45horas, del día 19 de mayo, siempre que amanezca despejado y con sol, podremos ser testigos presenciales de este excepcional acontecimiento. Se podrá observar también los dos días siguientes, el sábado día 20 y el domingo, 21.  

El que se dé este efecto en el mes de mayo y no el 21 de junio, solsticio de verano, es por la obra llevada a cabo en el siglo XV. Con la ampliación de la girola se movió el óculo por donde penetraba el sol variando el momento del acontecimiento lumínico.

Estos efectos luminosos están unidos a la orientación de los templos, estableciéndose una unión entre el templo y el cosmos. En los templos antiguos, como puede ser el de Ransés II los rayos del sol  penetraban por la puerta llegando a los pies de la deidad creando un camino sagrado que conducía a la ciudad divina.

Con la llegada del cristianismo se modificó la entrada en los templos, siendo el Concilio de Trento quien lo modifico en el año 325. ¿Por qué esta modificación? Si consultamos la Biblia nos daremos cuenta que está llena de citas aludiendo a la luz y al sol. Comenzando por el Génesis: ¡Hágase la luz! (Gn.1,3) y continua diciendo: “Dios vió que la luz era buena” (Gn.1,4) y terminando por el Nuevo Testamento que se idéntica la luz con Dios y Jesús afirma: “Yo soy la Luz del mundo, aquel que me siga no andará en las tinieblas, pues tendrá la Luz de la vida” (Jn. 8,12).

Todo ello está contemplado en  la teología de la luz. Os invito a ser testigos de este momento importante en un templo construido en el siglo XII-XIII como es el nuestro.

José María Rodríguez González, profesor e investigador histórico

Cuenca, 18 de mayo de 2017

viernes, 12 de mayo de 2017

El plástico a escena. La educación la base de la sociedad



Plásticos ¿Amigos o enemigos?

Con este título arrancaba uno de los murales que mis alumnos de 3º ESO del IES “Fernando Zóbel” de Cuenca, bajo su punto de vista, daban sentido al uso indiscriminado de bolsas de plástico. Con ello y sumergidos en el Proyecto de Innovación Educativa del Centro queremos que nuestros alumnos sean responsables en su uso.

Esta cuestión no está exenta de discusión social. He dividido la clase en seis grupos para tratar el tema y seis son las respuestas que han buscado. Los títulos son interesantes: “Plásticos ¿Amigos o enemigos?”; “Plásticos, por el plástico los valoro”; “El Plástico, la base de la nueva vida”; “No hay mal plástico que por bien no venga”; “El plástico tiene tantas cosas buenas como malas” y por último, “Plásticos, reciclaRT…” De alguna manera todos han encontrado lo bueno y lo malo de este material que se ha vuelto imprescindible en nuestras vidas.

La producción de plásticos en la industria ha aumentado en los últimos años hasta alcanzar 288 millones de toneladas en el 2012, (esta cifra la hemos obtenido dela Asociación Industrial Plastics Europe). Hubo un tiempo que las iniciativas por reducir su consumo se vió favorecida y se promovió su reciclado. A ello se unieron supermercados que dejaron de dar gratuitamente las bolsas de plástico, inclinándose por las bolsas reutilizables y biodegradables.

El plástico está presente en muchos de los productos que utilizamos diariamente que a veces no llegamos a percibirlo, pero que están ahí presentes. Este material está formado por moléculas de cadenas de átomos de carbono e hidrógeno (polímeros), teniendo en cuenta que el 99% de la totalidad de ellos se produce a partir de combustibles fósiles.

El plástico es tal la cantidad de aplicaciones  que posee que inunda el espacio comercial. La actividad industrial supera a muchos otros tipos de empresas,  el plástico llega a casi todas las actividades ya sea por su fácil uso en embalajes o como componente o integrante en el producto elaborado, en la actualidad es difícil prescindir de ellos.

La sustitución por el papel no creamos que sea mejor. Según estudios, la manufacturación del papel, emite un ochenta por ciento más de gases invernadero con el hándicap que producir papel requiere árboles. La pérdida de masa arbórea nos privaría de la absorción del dióxido de carbono.
Para producir bolsas de papel el proceso de fabricación resulta más contaminante en aguas que el producir bolsas de plástico y precisa de más gasto en combustible que la fabricación de bolsas de plástico.

Como podemos apreciar tanto unas como otras crean unos problemas grandes a la hora de su control. Bolsas de plástico desechadas se ven por todas partes, volando en días de viento por las calles, atrapadas en arbustos, no hay lugar ni espacio libre de ellas. El plástico en engañoso para las aves que lo confunden con comida, al igual que los peces, tal vez para prevenir esto fuera mejor las bolsas de papel. El plástico con la luz del sol se descomponen pero en realidad no se biodegradan.
Se han preguntado ¿cuál de las dos opciones sería la mejor? Creo que ninguna de las dos opciones es aceptable, habrá que luchar por las bolsas de tela de toda la vida y de uso continuo.

El factor más importante es la educación, el comportamiento humano hacía el uso adecuado. La estrategia sería el difundir el mensaje educativo y explicar que estos problemas no serían tales y si el comportamiento social fuese el correcto. Hacer un uso racional de las bolsas y terminado su uso depositarlas en un contenedor de reciclaje.

Nuestro Centro consciente del problema queremos que nuestros alumnos se conscientes de los inconvenientes que acarrea el mal uso de los plásticos en su vida cotidiana, es por ello que cada grupo ha elaborado un mural donde han plasmado sus ideas sobre esto y espero que en su vida sean sensatos y hayan aprendido el manejo correcto de estos residuos para hacer de nuestro entorno social un lugar más agradable para vivir.

Cuenca, 12 de mayo de 2017


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

sábado, 6 de mayo de 2017

La madre

Mi particular homenaje a todas las madres

En cada hogar hay un tesoro que luce y brilla, que no pasa desapercibido para los suyos. Desde el principio de nuestra existencia el rol de la madre ha sido siempre el mismo. La sociedad moderna ha intentado transformar el modelo tradicional de la familia, en parte lo ha conseguido. Es en estos últimos años cuando ha comenzado a darse cuenta y a tomar conciencia del gran papel de la mujer en el seno familiar. El privilegio que le otorgó la naturaleza no puede ser sustituido. Ella es el primer artífice de la historia del hombre, posee la condición de procreadora, educadora y como tal es la columna vertebral de la propia familia y que implica un aporte básico sobre el plano cultural, económico, social y civil de la comunidad que no puede ser sustituido.

No ha habido época histórica que no haya buscado momento en el año para bendecir y agradecer la gran labor que realiza una madre. Una de las más arcaicas se remonta a la antigua Grecia, que entre sus fiestas existía una dedicada a la Rea, madre de los grandes dioses como fueron Zeus, Poseidón y Hades. En la época romana era la dedicada a Hilaria que se celebraba el 15 de marzo en el templo de Cibeles. Cuando llegó la época cristiana esta celebración se transformó en honrar a la Virgen María y en el santoral católico el 8 de diciembre se celebraba el Día de la Madre. ¿Por qué ese día? La importancia de la maternidad en el pensamiento cristiano y como principio fundamental de la iglesia católica hizo que fuera elegido el día dedicado a la Inmaculada Concepción, como el más idóneo para homenajear a las madres. Haciéndose suyo este pensamiento, el Reino de España en el año 1644 la proclamó fiesta  nacional.

En la actualidad, sea cual sea la religión, el Día de la Madre se ha convertido en una celebración universal. En España se celebra el primer domingo de mayo desde 1965, también lo celebran este día en Lituania, Hungría, Portugal y Sudáfrica.

Hoy es un homenaje a todas las mujeres que han decidido ser madres y si preguntáramos a cualquiera de ellas por su experiencia como madre dirían, sin error a equivocarme, que fue la experiencia que más orgullo les ha hecho sentir en su vida y es que las noches en vela, todos los sacrificios que han soportado fueron más satisfactorios que cualquier meta alcanzada, trofeo ganado o fortuna acumulada. No hay duda de que ser madre es el trabajo más difícil y al mismo tiempo el mejor de este mundo.

Mi más sincero agradecimiento y felicitación a todas y cada una de las madres porque en ellas se vislumbra: “la luz, la gracia, la dulzura y el encanto”.

Felicidades.

Cuenca, 7 de mayo de 2017. Primer domingo de mayo, Día de la Madre.

José María Rodríguez González.



miércoles, 3 de mayo de 2017

Visita guiada gratuita por la Iconografía del siglo XV en la Catedral de Cuenca

El espectacular mundo del siglo XV


Este sábado, día 6, primero del mes de mayo, a las 11 de la mañana en la Catedral de Cuenca, el investigador José María Rodríguez realizará un recorrido guiado por las arcadas góticas del siglo XV explicando el contenido iconológico e iconográfico de los iconos. 


Como se viene haciendo desde principio de año, gratuitamente se hará un recorrido explicativo de la iconografía existente en los arcos góticos (Duración aproximada una hora). Se pone en conocimiento del público que el próximo mes de junio no se realizará la visita por problemas de agenda del investigador.

Desde que finalizó la reforma de la girola de la Catedral, allá por el 1505, lleva la iconografía “marginalista” en los arcos góticos. Nació para dar a conocer mediante la zoología más familiar, lo bueno y lo malo de la conducta humana, para un pueblo falto de conocimiento en la escritura y lectura de textos. Fue a través de las imágenes talladas la manera que eligieron los eruditos de la época para trasmitir las enseñanzas bíblicas.


El contenido de esta iconografía, único en occidente al poseer zoología americana por su coincidencia, de la ampliación de la girola, ordenada por el Obispo Lópe Barrientos (Siglo XV), con el descubrimiento de América (1492).
A través de sus figuras se representan pasajes bíblicos y consejos catequéticos para seguir una vida ejemplar cristiana.

Cuenca, 3 de mayo de 2017

martes, 2 de mayo de 2017

Los gamones, vara de San José


El alma sólo entiende el lenguaje de las flores

No pasa desapercibida su presencia estos días en la Serranía de Cuenca, grandes espacios se ven poblados por los asfódelos floridos como varas al viento que con su flor blanca llena de color espacios junto a caminos y carreteras que se ven despobladas de pinos.

Puede llegar hasta un metro de altura su tallo. Es una planta herbácea, con raíces en forma de tubérculo, confundiéndose, a veces con un bulbo. Sus hojas son basales, líneas y rectas. Sus flores con blancas con tépalos blancos con un nervio verde central, formando racimos terminales densos en primavera y sus frutos tienen forma de cápsula ovalada.

Cuenta la historia que en Grecia los gamones eran llevados a las tumbas pensando que los muertos se nutrían de ellos, fue la planta funeraria por excelencia. En los antiguos mitos griegos el reino de Hades, que era la morada de los muertos a la que iban todos los mortales, la estancia estaba alfombrada de gamones porque era la flor preferida de la reina del inframundo, Perséfone, a quien siempre estuvieron consagrados los asfódelos. Se decía que las almas sólo entendían el lenguaje de las flores y era por ello que se les ofrecía los gamones como primicia de la primavera del más allá en los funerales.

Sus hojas y flores se han utilizado para adornar las calles de los pueblos al paso de la procesión del Corpus Cristi. Días antes de las festividad la gente salía con los burros al monte para cargar las alforjas con grandes cantidades de gamones. También se recogían para alimentar a los cerdos, con ello hacían que sus carnes fueran de un color rosado y con sabor muy agradable.

A parte del uso ornamental también se ha usado con fines medicinales, como tónico, diurético y laxante. Antiguamente se consumían los tubérculos pero desde que se descubrió la asfodelina, que está catalogado como un antibiótico, se desaconsejó su consumo.

A los gamones o asfódelo se le asignó el nombre de vara o varilla de San José al coincidir su floración con la festividad de San José Obrero.

Cuenca, 3 de mayo de 2017


José María Rodríguez González.

lunes, 1 de mayo de 2017

El diente de león o amargón

 La gran flor compuesta se cierra durante la noche y se abre de día;


Hoy mientras paseábamos por la laguna de Uña he visto cientos de dientes de león y me he puesto a buscar el porqué de su existencia. Esta planta es tan común que pocos son los que se detienen a admirar su bonita flor y me he puesto a hacerle fotos. Si creciese sólo en lugares apartadas, sería mejor tratada; pero esta planta es una intrusa. Si arrancamos las plantas enteras con sus tallos y raíces al cabo de pocos años las volveremos a tener instaladas en los mismos lugares de donde las habíamos desterrado.

El diente de león produce una gran cantidad de semillas ¿Has probado alguna vez a soplar con fuerza las cabezas algodonadas del diente de león? Si lo ha hecho, recuerda lo bellas que eran aquellas semillas que volaban como pequeños globos. En el lugar en que estaban asentadas queda después una señal. Recordarás también la manera cómo volaban; al caer al suelo, lo hacían del mismo modo que un hombre cuando baja en paracaídas.

La semilla se compone de una parte sólida, que pesa más y se coloca siempre hacia abajo y de un tallito en  cuyo extremo aparece una corona de pelos suaves y blancos (vilano), que es la que mantiene la semilla algún tiempo en el aire. La semilla se deja arrastrar por el viento y por último, baja lentamente al suelo, donde se entierra. Allí germina y da lugar a otra planta de diente de león.

Las hojas de esta planta forman un rosetón verde que descansa en el suelo alrededor del tallo. El tallo de la flor se levanta relativamente a bastante altura, y en su extremo se abre una brillante inflorescencia amarilla en cabezuela. La gran flor compuesta se cierra durante la noche y se abre de día; cuando el día es muy obscuro, por estar nublado las flores del diente de león permanecen cerradas.

El diente de león posee gran cantidad de propiedades, siendo un importante depurativo tanto del hígado como del sistema digestivo.


Ha sido considerado como un buen aliado para alguno de los problemas del hígado, ya que es muy depurativo, además de utilizarse para la falta de apetito, las molestias estomacales, los gases, para algunos de los problemas de los riñones, el dolor de articulaciones, los dolores musculares, el eczemas y para los moratones.

Son cosas curiosas de la naturaleza que en esta primavera podemos observar y disfrutar del encanto de lo pequeño.

Cuenca. 1 de mayo de 2017


José María Rodríguez González

Ser feliz con poco


La felicidad esta en las cosas pequeñas que te rodean

Vivimos en una sociedad consumista donde nada es suficiente, la sociedad es un reflejo de lo que somos. La realidad es que necesitamos cosas porque el entorno nos lo requiere. El consumo exacerbado es algo cultural que surge por el abaratamiento de costes y la masificación de la producción. Son las marcas y las empresas las que generan las inercias de compra, por eso merece la pena reflexionar sobre ¿porque nos sometemos a esas necesidades ficticias?


Puede que tengamos la necesidad material de poseer todo aquello que nos ofrecen y es estimulante a nuestros ojos, pero realmente no nos hace felices. Una vez que lo tienes pierdes el anhelo de la posesión. Es cierto que al comprar algo sentimos satisfacción, pero es dudoso que seamos más felices una vez poseído.

La felicidad se alcanza a través de las experiencias que nos hacen crecer como personas, con todo aquello que nos ayuda a establecer una buena relación con los demás.

Tal vez si experimentamos con la eliminación de todo lo que nos es superfluo veremos que es posible vivir con menos y no sentir que nos falta algo.

Todos buscamos ser felices, esperando que pronto llegue el fin de semana para encontrar esos momentos de tranquilidad para disfrutarlos haciendo lo que nos apetece y con quien nos agrada su presencia. Aprendamos a disfrutar de las pequeñas cosas. Asumir que se puede vivir con menos es sobre todo una postura ética que tiene que ver con identificar tus verdaderas necesidades y administrar tus recursos incluido tu tiempo.

Inculquemos a nuestros hijos los valores que les permitan ser conscientes de lo que tienen y de lo que de verdad necesitan, no nos obsesionemos con la posesión de cosas cuando al final sólo nos queda en el recuerdo las experiencias vividas con otras personas, vacaciones, viajes, momentos que hemos compartido y hemos experimentado el placer de ser queridos.

Cuenca, 1 de mayo de 2017

José María Rodríguez González.

domingo, 30 de abril de 2017

1 de Mayo, día del trabajo


San José obrero, las Quinientas y Don Constan

El día uno de mayo celebramos el día del trabajo y al mismo tiempo la festividad de San José. El barrio conquense llamado: “Poblado Obispo Laplana”, conocido popularmente con el nombre de “Las Quinientas” festeja su festividad. El titular de su iglesia es San José Obrero. Este barrio conquense, al que he estado muchos años vinculado, fue un proyecto municipal aprobado el 28 de diciembre de 1956 por el que se aprobaba la construcción de 500 viviendas de tipo social. El Boletín Oficial del Estado publicó subasta de adjudicación el 27 de marzo de 1957 siendo otorgada al constructor Rodolfo Segarra, de la empresa Obras y Construcciones Segarra. El arquitecto director de la obra fue D. Francisco León Meler y el aparejador D. José Luis Ruiz.


El primer párroco fue D. Domingo Muelas y lo sustituyó D. Constantino Carrasco García, conocido por sus feligreses por D. Constan. Llevaba más de cuarenta años como titular de la parroquia cuando falleció, el 6 de agosto de 2015. Ha sido una persona entrañable y servicial durante los muchos años que ha venido ejerciendo como párroco de esta parroquia, al que gratamente dedico este artículo. No había día, ni momento en que me viera, que no preguntara ¿Cómo está tu madre?
Era una persona que se involucraba con las necesidades de sus parroquianos, tanto económicas como familiares, gestionando ayudas de alimentos que destinaba a los más necesitados y si no tenía que dar, él mismo se acercaba a la tienda a comprar alimentos con su propio dinero. Persona digna de ser tenida en cuenta en esta festividad, pues era el “San José” de “Las Quinientas”, es por ello que bien merece unas palabras, de agradecimiento por su dedicación a esta parroquia durante tantos años.
Anteriormente a la festividad de “San José Obrero” se celebraba la festividad de la “Solemnidad de San José” y es la misma que hasta 1911 se celebraba el tercer domingo después de Pascua, con el título de “Patrocinio de San José”.

El Papa Pío XII, el día 1 de mayo del año 1955, instituyó la fiesta de San José Obrero. Con ella se quiso apostar por el entendimiento y la comprensión en el complejo mundo del trabajo. Nada mejor que San José, que en esta vida no lo tuvo nada fácil, para poner bajo su amparo el complicado mundo del trabajador. San José supo lo que era emigrar a otro país, pues tuvo que irse a Egipto; conoció el cansancio del cuerpo por su esfuerzo; sacó adelante su responsabilidad familiar, es decir, vivió como vive otro trabajador y es de esperar que tuviera las mismas dificultades laborales  que tenemos nosotros.

Fue en la época de la industrialización, en el siglo XIX, cuando toma cuerpo la fiesta del trabajo. Los hechos se remontan a finales del siglo XIX en Chicago, cuando miles de emigrantes llegaban en ferrocarril llenando sus calles, gente sin ocupación que llegaron a formar villas humanas que albergaban a miles de trabajadores desocupados venidos de todo el mundo.

En 1968, el presidente Andrew Johnson promulgó la llamada “Ley Ingersoll”, establecimientos la jornada de ocho horas. Al poco tiempo, diecinueve estados sancionaron leyes con jornadas máximas de ocho y diez horas, aunque con cláusulas que permitían aumentar las horas de trabajo entre 14 y 18 horas.

Para que hubiera trabajo para todos los trabajares exigían una jornada de ocho horas en todos los estados. En 1 de mayo de 1886, iniciaron una huelga los trabajadores. Las movilizaciones siguieron dos días más. La única fábrica que trabajó fue la McCormick con trabajadores esquiroles. El día 2, la policía disolvió violentamente una manifestación de más de 50 mil personas y el día 3 se celebró una manifestación a las puertas de la mencionada fábrica. Al sonar las sirenas de aviso de salida de los trabajadores, los concentrados se lanzaron sobre los scabs, comenzando una pelea campal. La policía sin aviso previo procedió a disparar a quemarropa sobre la gente produciendo 6 muertos y centenares de heridos.


A finales de mayo de 1886 varios sectores patronales accedieron a otorgar la jornada de 8 horas. El éxito fue tal que la Federación de Gremios y Uniones Organizadas expresó su júbilo con estas palabras: “Jamás en la historia de este país ha habido un levantamiento tan general entre las masas industriales. El deseo de una disminución de la jornada de trabajo ha impulsado a millones de trabajadores a afiliarse a las organizaciones existentes, cuando hasta ahora habían permanecido indiferentes a la agitación sindical”.

En la actualidad, muchos países rememoran el 1 de Mayo como el origen del movimiento obrero moderno, teniendo un carácter festivo oficial, por ello muchas asociaciones continúan celebrando manifestaciones reivindicando mejoras laborales.

Cuenca, 1 de mayo de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico



miércoles, 19 de abril de 2017

Un libro puede cambiar tu vida. Día internacional del libro

Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría”.


Recuerdo algunos libros con cierto cariño que de alguna manera influyeron en mí, haciéndome despertar el interés por la lectura en mis años jóvenes, el primero fue “La Madre”, de Pearl S. Buck, su contenido constituye un puente entre nuestro mundo y el país asiático en un marco histórico de la década de 1930, y el otro fue el de los “Tres  mosqueteros”, de Alexandre Dumas, libro ambientado en el reinado de Luis XIII de Francia, como todos sabéis narra las aventuras del joven Dartañán en su intento en convertirse en mosquetero del rey, libro que leí de un tirón.

Es alarmante cuando oyes y lees en los medios de comunicación que el 39% de los españoles no leyeron nunca un libro, cifras del año 2015. El Día Internacional del Libro nos conciencia en esta asignatura pendiente que tenemos. Desde el año 1995, promovido por la UNESCO, se viene celebrando el día de la lectura. El 23 de abril de 1996 se inició en varios países y en 2008 la alcanzó la celebración a la mayoría de los países del mundo.

Como investigador no puedo pasar por alto explicar la elección del 23 de abril como el “Día Internacional del Libro”. El rey Alfonso XIII firmó el 6 de febrero de 1926 un Real Decreto por el que se creaba oficialmente la Feria del Libro Español coincidiendo con el nacimiento de Cervantes, pensándose que había nacido el 7 octubre, por lo que se estableció ese día como el más idóneo para dicha celebración.
Como siempre hay alguien que se le ocurre la idea, y este fue el escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, quien propuso a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona, esta fecha del nacimiento de Cervantes, aprobándose su celebración en marzo de 1925, coincidiendo el primer año con la Exposición del Libro Español de Buenos Aires.

En el año 1930, se instauro la fecha el 23 de abril, enraizando rápidamente por todo el territorio nacional, pero en la zona de Cataluña fue diluyéndose poco a poco al coincidir la festividad con la “Diada de Sant Jordi” (Día de San Jorge), haciéndose tradicionalmente en Cataluña, el intercambio de regalos de una rosa y un libro entre las parejas y personas queridas.

En el año de 1995 la Conferencia General de la UNESCO decide aprobar su celebración el 23 de abril para rendir un homenaje universal a los autores y a los libros al pensar que en esa fecha exacta se daba la coincidencia del fallecimiento de tres grandes personajes de la literatura: Cervantes, Shakespeare  y Garcilaso de la Vega.

El tomar el 23 de abril como fecha exacta del fallecimiento de los tres personajes es un error que se ha venido cometiendo desde el día de su instauración. Si tomamos a Miguel de Cervantes Saavedra, como primer nombrado, no murió un 23 de abril, sino el día 22 de abril. Figuró la fecha del 23 durante muchos años debido a que por aquella época de 1616 era costumbre consignar como fecha de fallecimiento la del entierro, figurando así en el “libro de difuntos”, del archivo parroquial de la Iglesia de San Sebastián de la calle Atocha de Madrid, en el libro 4º folio 270.

Con relación a William Shakespeare, el error parte del calendario juliano. En 1616 regía este calendario en Inglaterra; si tuviéramos que cuadrarlo en nuestro calendario actual, que es el calendario gregoriano, nos encontramos con que Shakespeare habría fallecido once días más tarde, por lo que estaríamos hablando del 3 de mayo.

Si hablamos de Garcilaso de la Vega, son muchos los historiadores, investigadores y expertos que no se ponen de acuerdo con la fecha exacta de su fallecimiento que se toma como el 23 de abril de 1616. Hay inscripciones en la que aparece el 22 de abril y en otras el 23 e incluso el 24 por lo que es difícil el constatar cual de los tres días fue el del fallecimiento, posiblemente pueda ocurrir lo que nos pasa con la muerte de Cervantes que fallece un día y es enterrado en otro.

Esto se puede tomar como anecdótico, lo importante es el tener un día de celebración donde se recuerde la necesidad de leer. En muchísimas ocasiones hemos sido y seguiremos siendo testigos de que un libro ha hecho la fortuna de un hombre o que ha cambiado su vida. Un libro es un amigo que te espera pacientemente, que te descubre mundos sin necesidad de moverte de casa, que te abre puertas al conocimiento infinito.

Terminaré con un proverbio árabe que decía: “Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría”.
Feliz día del libro.

Cuenca, 23 de abril de 2017


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

domingo, 16 de abril de 2017

Mi agradecimiento a Miguel Romero, Miguel Ángel Albares y Raquel Carrascosa

El periódico de la Tribuna del fin de semana de 8 y 9 de abril de 2017 en la crónica semanal que hace Miguel Romero, me fue grato el leer su comentario sobre la conferencia que impartí en la Sala Capitular de la Catedral, el día 3 a las 18:30 horas con motivo de los Lunes  Culturales de la Catedral.
Siempre es bueno contar con gente que apoya tu trabajo como Miguel Ángel Albares y Miguel Romero. A ambos mi más sincero agradecimiento y por su apoyo incondicional a mis investigaciones.

También me gustaría expresar mi agradecimiento al Aula Poética de Cuenca, en la persona de Raquel Carrascosa, por cederme su espacio para impartir la primera de las dos conferencias sobre los ángeles del falso triforio, bajo el título: "Dos reinas para una catedral". La tarde del 16 de marzo en al Biblioteca "Fermín Caballero".
Ampliando mi agradecimiento a todos los miembros del Aula Poética por su humanidad y apoyo, en especial a Lira por su detalle del cuaderno con la portada de la Luna. Felicidades Lira por la magnifica exposición de tus obras en Aguirre, fue un placer contemplar la belleza de la naturaleza vista a través de tus ojos.




Cuenca, 16 de abril de 2017
José María Rodríguez González

sábado, 15 de abril de 2017

La quema del judas en el Domingo de Resurrección

"Creemos en Aquel que resucitó de entre los muertos"

No hay otro día más importante para el cristiano que el día que se celebra la resurrección de Cristo. Su resurrección nos descubre nuestra vocación misionera de acercar nuestras creencias a todos los hombres. El cristiano no puede perder jamás la esperanza de la victoria del bien sobre el mal.

Hoy Domingo de Resurrección es el día de la esperanza universal, el día en que en torno al Resucitado se unen y se asocian todos los sufrimientos humanos.
Procesión de Jesús Resucitado por
la Calle de Calderón de la Barca
Cuenca

Hace años en Cuenca era tradición colgar en los balcones y mantear al pelele que representaba al traidor, Judas Iscariote, en el Domingo de Resurrección.

A la largo de la procesión se disponían distintos peleles o judas, colgando de los balcones, en especial por las calles por donde discurría las procesiones del encuentro.

Se cantaban coplillas en desagravio por la traición cometida, así como esta:
Soy Judas, el falso apóstol;
soy Judas, el Gran Traidor;
¡el que como yo se aparte,
ha de verse como yo!

La procesión del Encuentro discurría por las calles, una con la gran Señora, llena de virtudes y de gracias, con manto raso azul, sembrado de estrellas, con banda de encajes y ricas alhajas, con el rostro tapado. Por la calle transversal discurría el Hijo al encuentro con su Madre. Al juntarse se le quitaba el velo que el rostro le cubría y cientos de cohetes surcaban el cielo celebrando el encuentro del Hijo con su Madre. Ambas procesiones se disponían unidas a la iglesia de comienzo.

Los judas eran descolgaban y en grupos de mozos y mozas los manteaban gritando: ¡Arriba con él…! ¡Arriba con él…! ¡Arriba con él…! A cada grito, el Judas era empujado con brío hacia lo alto. Y Seguían cantando:
Este judas, pelele
Que sube y baja,
Pagará todas juntas;
Aquí en la plaza;
Aquí en la plaza,
Este judas, pelele
Que sube y baja

Lo manteaban hasta que quedaba hecho jirones, destrozado. Los despojos eras recogidos y llevados a la era de la “Camacha” o a las cuevas de “La Peñita” donde se hacía una hoguera con ellos. Así terminó el día donde el traidor ardía por su pecado de traición y cobardía.

Virgen del Amparo

La talla de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado es obra de Leonardo Martínez Bueno de 1952 y las andas que lo portan es diseño del mismo autor pero realizadas por los hermanos Pérez del Moral, Nemesio y Modesto. Con relación a la talla de María Santísima del Amparo, no se conoce el nombre del autor al haber sido esculpida en los talleres de Royo-Barrasa, en el año 1952. Las andas fueron diseñadas y realizadas por los hermanos Nemesio y Modesto Pérez del Moral. Desde 1973 recorre nuestras calles el Domingo de Resurrección todos los años.

Después de sumergirme por la hemeroteca de la década he encontrado un artículo donde se hace referencia a la fiesta del Pelele de Judas pero nada sobre la antigüedad de la procesión del Encuentro, que nos pudiera dar una idea de su existencia antes de la Guerra Civil, tan solo el artículo haciendo referencia al manteo y la queda de los judas en la procesión del Domino de Resurrección.

Quiero cerrar este artículo con las misma promesa que se hace en el Evangelio de San Juan referida a Jesús: “Yo soy la resurrección y la vida: Quien cree en mí, aunque hubiera muerto, vivirá; y todo aquel que vive y cree en mí no morirá para siempre”. (Jn. 9, 25).

16 de abril de 2017


José María Rodríguez González. Profesor e investigar histórico.

El fuego Sagrado del cirio Pascual

El fuego nuevo, símbolo de la resurrección, era recibido con veneración por nuestros antepasados. 


Poco a poco la Semana Grande de Cuenca, su Semana Santa va trascurriendo. Las procesiones han recorrido nuestras calles, representando la Pasión de Cristo, en el particular Gólgota de la ciudad. Días para unos de divertimiento y expansión y para otros días de reflexión y arrepentimiento de sus faltas, omisiones y pecados que año tras año se ven redimidas por el Redentor del mundo.

Siempre he oído que después del calvario viene la gloria y que no hay gloria sin sufrimiento. El Sábado Santo después de la hora Nona, que viene a ser sobre las tres de la tarde, el obispo acompañado de su clero iba a al Templo. En el atrio, se encontraba el fuego que había sido encendido con una chispa de pedernal. En aquella época no se conocían las cerillas ni mecheros, pues estoy hablando del siglo IX. Cada día antes de Vísperas se encendía las lámparas y cirios con el fuego sacado de la propia naturaleza, porque nada profano había de mezclarse con la sublime majestad del oficio divino, bendiciéndose el fuego, antes de la ceremonia, con una oración.

Aquella costumbre fue cayendo en desuso durante el siglo X pero se conservó en la solemnidad del Sábado Santo, por su particular significado. El fuego nuevo al brotar repentino del pedernal recuerda a Jesús, verdadera Luz del mundo, que escondido bajo la losa del sepulcro, sale resplandeciente del mismo en su gloriosa resurrección.

El simbolismo en todas las religiones es muy importante y como estudioso del tema os hablaré de ello: En el interior del templo se apagaban todas las lámparas para reanimarlas luego al contacto del fuego bendecido. Recordando que a la muerte de Jesucristo una profunda obscuridad cubrió la faz de la tierra y sobre todo que el mundo moral que se hallaba envuelto en las más densas tinieblas; pero con la resurrección del Señor, en la Iglesia renace la fe, los Apóstoles proclaman la divinidad de Jesucristo, y todo hombre recibe el Don inefable de su Luz Divina.

El simbolismo prosigue con la ceremonia. El diácono, servidor del obispo, se reviste en su presencia de la dalmática blanca, anunciando el gozo, y mientras su prelado continúa con la capa morada de los días de penitencia. El diácono, que simbolizando el retorno del sepulcro, entra en la iglesia y anuncia por tres veces a los fieles congregados, con tono más y más elevado el Lumen Chisti: “Ved ahí la luz de Cristo”. Cada vez que entona prende con el fuego nuevo una de las candelas que lleva puestas en una caña, con lo cual parece decir: “Cristianos dad gracias a Dios, pues Cristo acaba de resucitar y os trae la luz con la cual podréis reconocer un solo Dios en tres Personas, como tres son las candelas que forman un solo cuerpo con la caña”.

Dicho fuego nuevo, símbolo de la resurrección, era recibido con veneración por nuestros antepasados y en algunas regiones antes de ir a la iglesia apagaban los hogares y al volver los reanimaban con el fuego nuevo llevado de la Iglesia.

En los escritos de Dom Gueranger (1*) dice que cada año en la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén si obraba un milagro. Ante el pueblo fiel congregado una de las lámparas que estaba suspendida sobre el sagrado monumento de la victoria de Cristo, se encendía por sí sola. Su llama servía para encender las demás lámparas, cirios de la iglesia y las velas que llevaban los fieles para renovar el fuego en sus casas.

Durante los siglos XI y XII fue el espíritu de recobrar los Santos lugares, como el Santo Sepulcro, lo que llevó al Papa Urbano II a predicar la primera Cruzada, aludiendo al citado milagro como una de las razones por las cuales los pueblos deberían venerar el Santo Sepulcro de Cristo.

El cirio Pascual que es una vela grande de peso y tamaño, representa la figura de Jesús vuelto a la vida. Para que tenga presente el sentido misterioso de aquella luz, el cirio se adorna, como el cuerpo glorioso de Cristo, con cinco cicatrices formadas por los cinco granos de incienso que el diácono clava en la cera en forma de cruz, cantándose el Exúltet, con el cual se anuncia la fiesta de Pascua.

Por muchos años sirvió el cirio pascual de calendario, pues en su misma cera o en tablillas de él suspendidas se escribía la fecha de las festividades móviles dependientes de la Pascua. Era el patriarca de Alejandría, ayudado de sus célebres astrónomos, quienes calculaban la fiesta de Pascua y enviaba al Papa el canon o lista de las fiestas del año. El Papa lo comunicaba a las Iglesias de Occidente y a los Obispos, a falta de impresos, las anunciaban a los fieles por medio del cirio Pascual.
_______________________
(1*) Dom Posper, fue abad del priorato benedictino de Solermes (Francia) y fundador de la Congregación de la Orden de San Benito Abad en Francia. Sus escritos permitieron redescubrir el sentido de la liturgia, la fuente del verdadero espíritu cristiano.


Cuenca, 15 de abril de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

miércoles, 12 de abril de 2017

El Monumento y los altares del Jueves Santo


Los fieles que recorrían los siete Monumentos realizaban una breve meditación en cada uno de ellos

En estos días de Jueves Santo y Viernes Santo son muchos los recuerdos que fluyen a la mente, días plenos donde se palpa la implicación de los conquenses en sus hermandades y en los desfiles procesionales.

Hay costumbres que desaparecen y otras que fluyen aún cuando se tenían por perdidas.

El Jueves Santo era costumbre el visitar los monumentos que se alzaban en las iglesias y sobre todo en la Catedral, que era monumental. Estos altares se realizaban ensalzando la Hostia, consagrada de antemano para la misa del siguiente día, guardada dentro de un cáliz, y encerrada en el tabernáculo, recibiendo la adoración de los fieles.

El origen de los monumentos surge de la costumbre de desnudar los alteres el día de Jueves Santo, y por lo tanto de purificarlos y limpiarlos. Todo eso implicaba el tener reservada la sagrada Hostia consagrada para el siguiente día. De ahí la necesidad de un sitio decente donde colocarla. La piedad de los fieles transformó poco a poco este hecho, en verdadero triunfo para Dios de la Eucaristía lo que se hacía al principio sólo por necesidad. Se empezó adornando suntuosamente el sagrario; fueron luego multiplicándose las luminarias; vino la costumbre de mirarlo como lugar de exposición del Santísimo, y así se establecieron prolongadas adoraciones de día y de noche. La Iglesia alentó cuanto pudo tan devota costumbre. Los Papas concedieron indulgencia plenaria a la visita a los monumentos del Jueves Santo.

Siguiendo esta tradición el Cabildo Catedral de 1649, mandó pintar los doce Apóstoles al pintor Cristóbal García para adornar los laterales de la nave central de la Catedral donde se colocaba el Monumento el día de Jueves Santo. Al día de hoy, estos cuadros adornan las paredes de la Sala Capitular.

Desde un principio, parece ser, fueron guardados en la Sala Capitular, sitio donde únicamente se retiraban cuando se montaba el Monumento Eucarístico, situándolo entonces delante del crucero, entre los pilares de los actuales púlpitos, y se extendía hasta la puerta de entrada, a través de toda la nave de los Reyes; las entrecalles de la parte baja se adornaba con los cuadros de los doce Apóstoles y en el cuerpo superior, los correspondientes a otros doce Profetas. El orden en que se colocaban los cuadros era; a la derecha del Salvador: San Pedro, San Andrés, San Juan, Santiago el Menor, San Bartolomé, San Simón y San Matías. A la izquierda: San Pablo, Santiago el Mayor, Santo Tomás, San Felipe, San Mateo y San Judas. Cada apóstol es conocido por el atributo que porta y por su nombre, que en esta ocasión está estampado en la parte inferior del cuadro. En el siglo XX el monumento se montaba, no con tanta suntuosidad, en la puerta de Jamete.

Estos monumentos se preparaban exclusivamente el Jueves Santo, al término de la Misa “In Coena Domini”, que conmemora la institución de la Sagrada Eucaristía y del sacerdocio de la Iglesia. El tabernáculo o sagrario queda vacío en memoria de la muerte de  Jesús, es cuando se hace la reserva del Santísimo Sacramento en los tradicionales Monumentos. De esa forma, desde la noche del Jueves Santo hasta la Misa de Resurrección los sagrarios quedan vacíos en todas las iglesias para simbolizar la crucifixión, muerte y sepultura de Nuestro Señor.

Con el paso de los siglos el traslado de la Hostia adquirió un carácter solemne, realizándose de modo procesional, acompañado de cánticos como el “Tantum Ergo”.

Años más tarde surgió la costumbre de visitar siete Monumentos en la noche de Jueves Santo y en la mañana del día siguiente. Esta costumbre fue introducida en Roma en el siglo XVI por San Felipe Neri, para contrarrestar la decadencia social y religiosa y la falta de moral acaecida con el Renacimiento. Esta idea fue secundada por Papas y cardenales, organizándose visitas a  siete históricas iglesias romanas, como son las cuatro Basílicas: la de San Pedro, Santa María Mayor, San Pedro extramuros, San Juan de Letrán y las iglesias de San Lorenzo, Santa Cruz y San Sebastián.
Los fieles que recorrían los siete Monumentos realizaban una breve meditación en cada uno de ellos, rezando cinco Padrenuestros, cinco Avemarías y cinco Glorias, en acción de gracias por la institución de la Sagrada Eucaristía y un sexto por las intenciones del Papa.

También se meditaba sobre los siete recorridos que hizo Jesucristo, desde el Cenáculo hasta el Monte Calvario. Ese número corresponde a las siguientes estaciones por las que pasó Jesús durante su cautiverio: 1º Desde el Cenáculo hasta el huerto de Getsemaní; 2º del huerto hasta el palacio de Anás; 3º del palacio de Anás al tribunal de Caifás;  4º del tribunal de Caifás al pretorio (palacio de gobierno) de Pilatos; 5º del pretorio del Pilatos al palacio del rey Herodes; 6º del palacio del rey Herodes (de vuelta) al pretorio de Pilatos; 7º del palacio de Pilatos al monte Calvario.

Cuenca, 13 de abril de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

lunes, 10 de abril de 2017

La última cena de Jesús. Siguiendo con la traición de Judas

Institución de la Santa Eucaristía


Fue en la ÚLTIMA CENA donde se descubrió la traición. Llegaba ya a su fin el mes de Nisán (*) Era la tarde del jueves, pero según el modo de contar el tiempo de los judíos, había ya empezado  en viernes, primer día de los ácimos.

Era el momento de cumplir con los ritos simbólicos de la Pascua.

El Cenáculo estaba dispuesto para recibir a Jesús y a sus discípulos. Todos llegaron al anochecer. Venían de Betania. Sentándose a la mesa los doce alrededor del Maestro, y empezaron a cenar.
Ninguno de los ritos ordenador omitió Aquel que un día dijo a Juan Bautista: “Menester es que cumplas todas las prescripciones de la Ley”.
Tras la primera parte de la cena en que se comía el cordero pascual con pan sin levadura y lechuga silvestre, seguía la otra que era menos ordenada y estaba separada de la primera por la ablución de las manos.

En esta segunda parte de la cena instituyó Jesús el más augusto de los Sacramentos, la Eucaristía, y la más sublime de las dignidades, el sacerdocio.
No traeremos aquí todos los pormenores del relato evangélico, pero sí recordaremos los hechos principales.
“Mis amados apóstoles –dijo el Señor- con vivas ansias deseé comer esta Pascua con vosotros, antes de que padezca”.

En el momento en que el ritual ordenaba a los convidados que se lavasen las manos, Jesús, el Hijo de Dios, a punto de pasar de este mundo al Padre, sabiendo ya que Judas le había vendido, quiso dar a los suyos a quienes tanto amaba, nuevo y supremo testimonio de su amor. Tomó un paño y se lo ciñó a la cintura, vertió agua en un lebrillo y arrodillándose ante sus apóstoles, empezó a lavarles los pies.
Simón Pedro no pudo aguantarlo. Cuando Jesús se llegó a él, exclamó: “¿Ti Señor, tú lavarme a mí los pies?
-No entiendes ahora lo que hago- respondió Jesús con mansedumbre- ; más adelante lo sabrás.
-Jamás toleraré- repuso Pedro- que Tú me laves los pies.
-Si no te lavo los pies, no tendrás parte conmigo.
-¡Oh! Si es así, señor, lávame no solamente los pies, sino las manos y la cabeza.
-No es necesario- insinuó Jesús- El que acaba de lavarse limpio está; sólo necesita lavarse los pies, para limpiar las manchas del viaje. Vosotros, limpios estáis, bien que no todos.
Nuevamente se sentó Jesús a la mesa, afligido estaba visiblemente por la inminente traición de Judas: “En verdad, en verdad os digo, que uno de vosotros me hará traición, y ese tal como conmigo”.
Los discípulos horrorizados se miraban unos a otros, dudando de quién hablaría. “¿Quién es?, dijo Pedro al oído de San Juan. Y Juan, recostándose más sobre el pecho de Jesús, le preguntó: “Señor, ¿Quién es?
-Es aquel a quien Yo daré ahora pan mojado.
No oyeron los demás apóstoles estas palabras: “Señor, ¿seré yo por ventura? También Judas le preguntó: “Señor, ¿soy yo acaso?” “Tú lo has dicho”, le respondió Jesús, como para obligarle a que parase mientes en la gravedad de su pecado. Esta respuesta de Jesús la oyó solamente el traidor y la entendió, pero se obstinó en su culpa.

Teniendo muy presente a su espíritu la inicua traición de Judas, instituyó Jesús el Sacramento por el que se dio a en comida a todos los fieles hasta la consumación de los siglos.

Tomó el pan con sus santa y venerables manos, lo partió y dio a sus discípulos diciendo: “Tomad y comed: esto es mi Cuerpo”.

Tomando asimismo el cáliz. Dio gracias, y se los dio diciendo: “Bebed todos de él: porque ésta es mi Sangre, Sangre del nuevo Testamento, la cual será derramada por muchos para remisión de sus pecados”. Y Añadió: “Haced esto en memoria mía”.

Tales fueron con admirable sencillez e inefable grandeza, la primera comunión y la primera ordenación. La fe y la pereza de corazón tan admirable de los once apóstoles fieles, consolaron algo al Divino Maestro de la infame traición de Judas.

Cuenca, 10 de abril de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.
________________________________

(*) Nisán: El mes de abril en el Hebreo se le conoce como el mes de Aviv o Nisán. Este mes es el primero del año para los Hebreos y celebran la Pascua (Ex. 12, 1-2) porque fue en una noche del mes de Aviv cuando Dios los sacó de Egipto (Dt. 16, 1).

La traición de Judas


Por desgracia siempre hay un judas en la vida

Muchas veces me he planteado cómo fue capaz Judas de traicionar a Jesús, siendo uno de las personas más cercanas a Él. Siempre pensé que Judas jamás se creyó que Jesús fuera el Mesías, pues mientras otros discípulos lo llamaban “Señor”, Judas siempre se dirigía a Jesús como “Rabí”, esta expresión denota que únicamente lo reconocía como maestro, esta falta de fe en Jesús posiblemente fue uno de los motivos de su traición. Judas tenía muy poca relación personal con Jesús, en los evangelios sinópticos cuando son nombrados los apóstoles siempre Judas es nombra al final de la lista, lo cual indica su relativa falta de relación.
Judas. Figura de la fachada
 de la Catedral de Cuenca
(C) José María Rodríguez González

El único diálogo que albergan los evangelios entre ambos es para reprenderlo después de su reacción motivada por la avaricia, en relación a la acción de María: “Entonces María, tomando una libra de perfume de nardo puro, muy caro, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos… Dice Judas Iscariote… ¿Porqué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres?” (Jn.12, 1-8), cuando Judas niega su traición (Mt. 26, 25) y la traición misma (Lc. 22,48).

Como vemos Judas era consumido por la avaricia y no le importaba, no solo traicionar la confianza de Jesús, si no la de sus condiscípulos como se aprecía en (Jn 12, 5-6). Posiblemente Judas siguió a Jesús por el gran negocio que se avecinaba, por la gran cantidad de seguidores, pudiendo ver el beneficio que suponía las ofrendas hechas para el grupo y el hecho que Judas fuera el encargado de la bolsa del dinero indicaba el interés desmesurado por las riquezas de este mundo (Jn. 13, 29).

Esta reflexión nace de la observación de la obra de Vicente Lampérez en la fachada de la Catedral, en la puerta del Perdón nos dejó la figura del Judas plasmando la traición de la que nunca nos podremos desprender en este mundo.

Cuenca, 10 de abril de 2017.
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

sábado, 8 de abril de 2017

El gitano, otro ciudadano más

El gitano como miembros activos de la comunidad conquense

Hoy quiero levantar una bandera en pro de este colectivo que día a día ha ido buscando su sitio en la sociedad conquense. Por causalidades de la vida he tenido contacto con ellos desde mi más tierna infancia. Fui al colegio Español con uno de los hijos del que entonces era el rey de los gitanos, he tratado con ellos en muchas ocasiones. Los hay de todos los tipos como podemos serlo el resto de la sociedad y creo que no merecen ser tratados con descortesía o menosprecio.   

El colectivo gitano ha ido asimilando muchos de los elementos culturales que se ha ido encontrando en los distintos territorios en los que ha ido viviendo a lo largo de su historia desde su salida de la India, lugar de su procedencia. Gracias a ellos nuestra literatura se ve impregnada de grandes aportaciones así como en la música y en otras muchas artes.

Por mi condición de docente he tenido alumnos gitanos y de algunos guardo gratos recuerdos. Hace algunas décadas era difícil que los niños gitanos fueran a la escuela, hoy en día las leyes españolas garantizas el derecho a esta escolarización, cada vez son más los alumnos gitanos que se esfuerzan para conseguir llegar a estudios medios o superiores por lo que ya, en la actualidad, podemos encontrar personas de la raza gitana que ejercen como abogados, maestros, ingenieros, enfermeros o médicos.

El aspecto más importante para una integración definitiva es el aspecto del empleo, que garantice la igualdad y el desarrollo pleno como ciudadano de derecho, es por ello que animo al colectivo gitano a seguir trabajando en esta línea y a ser y sentirse un ciudadano más en esta sociedad plural como es la ciudadanía conquense.

Cuenca, 8 de abril de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico


Domingo de Ramos. Simbolismo y recuerdo

La bendición de ramos es en recuerdo del triunfo de Jesús en Jerusalén.


En este día acude a recibir el ramo bendecido, adorna luego con él tu balcón o ventana y en la Misa exhibirlo bien alto y agítalo en honor a Jesucristo que tan poética y bellamente inició el supremo dolor que nos redime del pecado.

La bendición de ramos es en recuerdo del triunfo de Jesús en Jerusalén. El altar mayor de la iglesia se adornaba con follaje y flores; del lado de la Epístola sobre una credencia cubierta con un mantel blanco, se colocaba un número suficiente de palmas y ramos, para el clero, ministros y autoridades civiles. En los países del norte en que la palma y el olivo no se cultivan se empleaba el boj, laurel y toda clase de arbustos de hoja perenne.

Ya en el siglo IV, San Cirilo, obispo de Jerusalén, asegura que la palmera cuyas hojas sirvieron para honrar al Salvador, existía aún en el valle de Cedrón. Motivo natural –concluye Dom Gueranger- para tener ocasión de instituir una conmemoración anual de este gran acontecimiento, en el lugar mismo en que sucedió.

Más tarde vemos establecida la costumbre, no sólo en los monasterios de Oriente, sino en los desiertos de Egipto y de Siria, poblados por numerosos ermitaños. Retirados en sus grutas solitarias durante la cuaresma para entregarse a la penitencia, tenían costumbre de volver para el Domingo de Ramos al monasterio común y hacer juntos una solemne procesión. Luego volvían a su desierto del que no salían sino para la fiesta de Pascua, tras una semana de oración y austeras penitencias.

En Occidente se introdujo muy pronto la solemnidad de los Ramos. El rito principal siempre tuvo por objeto primordial, representar lo más fielmente posible la procesión de los hebreos escoltando a Jesús con el canto del Hosanna.
La Edad Media sobresalió en la representación de este drama sagrado. La procesión salía de un calvario erigido para la circunstancia de las ciudades o aldeas. Al pie de este calvario, había una mesa, o altar de piedra, sobre el cual se depositaban los ramos para bendecirlos.

La fe de nuestros padres daba a este lugar el nombre de Betfage. Allí el diácono recordaba primeramente con la lectura del Evangelio los pasajes a los cuales se refería la ceremonia presente; el sacerdote, bendecía a continuación los ramos, los distribuía y la multitud se ponía en marcha para la iglesia, como si acompañara a Jesús al Templo de Jerusalén cantando todos el Hosanna. La cruz, a la cabeza del cortejo, representaba para ellos al Salvador, y aunque tuviera lugar en tiempo de Pasión, era llevada descubierta, ofreciendo a todos los ojos la imagen del Crucificado.

En algunos lugares todavía se hacía de un modo más sensible el significado de esta marcha triunfal. El libro de los Santos Evangelios, rodeado de profundas muestras de respeto, recordaba, en esta procesión, la persona del Hombre de Dios. Los diáconos lo tomaban del altar después de la bendición de palmas, lo depositaban sobre rico almohadón y lo llevaban en andas como si se tratara de una reliquia. Numerosos cirios ardían en su derredor y entre nubes de oloroso incienso, precedido del clero y seguido del pueblo con ramos, banderas y oriflamas y de cuanto podía dar realce y brillo, era llevado en procesión.

El final de la procesión estaba caracterizado por un rito más profundo y simbólico. La puerta de la iglesia se hallaba cerrada a la llegada del cortejo. La cruz se detenía en el umbral. Al instante se oían voces infantiles como de ángeles, que entonaban el himno de Cristo Rey, el “Gloria Laus” en el interior del santuario. El diácono o en su ausencia el celebrante, golpeaba con el astil de la cruz la puerta; ésta se abría y dejaba paso al cortejo.

¿Cómo se explica esta escena? Hay que acudir al sentido de las Sagradas Escrituras para ver en esta acción la entrada de Jesús en la Jerusalén terrenal, simboliza nuestra entrada tras Él en la patria celestial. La descripción del significado se podría hacer diciendo que la iglesia cerrada simboliza el santuario del cielo: allí residen los ángeles. Por boca de los niños cantores brotan sinceros saludos. A estos ecos del cielo, la Iglesia militante de la tierra, figurada por el gentío estacionado en las proximidades de la iglesia une sus cánticos de alabanza y de ardientes deseos esperando el momento en que será admitida en los atrios sagrados. ¿Quién le abrirá? Será la Cruz. La puerta del cielo no se abre para nosotros más que por la virtud de la pasión y muerte de nuestro salvador crucificado.

Al permitir a los fieles la entrada en el santuario, sus voces se confunden con las de los ángeles en un mismo cántico al Dios de los espíritus celestiales y de los elegidos.

El himno cantado en esa forma por los dos coros, fue compuesto, según la tradición, por Teodolfo, obispo de Orleáns, en el siglo IX cautivo por conspirar en Angers, por orden de Ludovico Pío. Al pasar la procesión de los Ramos, a la que asistía el emperador, por debajo de las ventanas de la prisión, el cautivo Teodolfo, cantó con armoniosa voz el “Gloria Laus” que había compuesto en los ocios de su soledad cautiva. El emperador halló el himno hermoso y piadoso que premió a Teodolfo poniéndolo en libertad. Desde aquella época es tradición cantar el himno de Cristo Redentor en la procesión de Ramos.

Cuenca, 9 de abril de 2017. Domingo de Ramos


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico