lunes, 1 de mayo de 2017

El diente de león o amargón

 La gran flor compuesta se cierra durante la noche y se abre de día;


Hoy mientras paseábamos por la laguna de Uña he visto cientos de dientes de león y me he puesto a buscar el porqué de su existencia. Esta planta es tan común que pocos son los que se detienen a admirar su bonita flor y me he puesto a hacerle fotos. Si creciese sólo en lugares apartadas, sería mejor tratada; pero esta planta es una intrusa. Si arrancamos las plantas enteras con sus tallos y raíces al cabo de pocos años las volveremos a tener instaladas en los mismos lugares de donde las habíamos desterrado.

El diente de león produce una gran cantidad de semillas ¿Has probado alguna vez a soplar con fuerza las cabezas algodonadas del diente de león? Si lo ha hecho, recuerda lo bellas que eran aquellas semillas que volaban como pequeños globos. En el lugar en que estaban asentadas queda después una señal. Recordarás también la manera cómo volaban; al caer al suelo, lo hacían del mismo modo que un hombre cuando baja en paracaídas.

La semilla se compone de una parte sólida, que pesa más y se coloca siempre hacia abajo y de un tallito en  cuyo extremo aparece una corona de pelos suaves y blancos (vilano), que es la que mantiene la semilla algún tiempo en el aire. La semilla se deja arrastrar por el viento y por último, baja lentamente al suelo, donde se entierra. Allí germina y da lugar a otra planta de diente de león.

Las hojas de esta planta forman un rosetón verde que descansa en el suelo alrededor del tallo. El tallo de la flor se levanta relativamente a bastante altura, y en su extremo se abre una brillante inflorescencia amarilla en cabezuela. La gran flor compuesta se cierra durante la noche y se abre de día; cuando el día es muy obscuro, por estar nublado las flores del diente de león permanecen cerradas.

El diente de león posee gran cantidad de propiedades, siendo un importante depurativo tanto del hígado como del sistema digestivo.


Ha sido considerado como un buen aliado para alguno de los problemas del hígado, ya que es muy depurativo, además de utilizarse para la falta de apetito, las molestias estomacales, los gases, para algunos de los problemas de los riñones, el dolor de articulaciones, los dolores musculares, el eczemas y para los moratones.

Son cosas curiosas de la naturaleza que en esta primavera podemos observar y disfrutar del encanto de lo pequeño.

Cuenca. 1 de mayo de 2017


José María Rodríguez González

No hay comentarios:

Publicar un comentario